Tenemos curriculum «B»

  • Termine la carrera en …
  • Estudie licenciatura en…
  • 5 años de experiencia en…
  • Inglés nivel….
  • Estudios terminados…

La lista es larga, todo lo que incluimos en nuestras listas para adecuar el currículum está elegido a dedo y escogida la forma de redactarlo, así como las palabras a  incluir en la descripción del mismo, estratégicas o no. Pero nuestra vida laboral y nuestro currículum hablan de eso únicamente de lo formal, de lo que queremos que resalte, aunque a veces no sea lo esencial para poder desempeñar un puesto de trabajo.

Cada cierto tiempo salen nuevas técnicas a la hora de redactar un currículum y nuevas formas de conseguir el puesto de trabajo idóneo, pero siempre nos dejamos algo en el tintero…nuestro otro currículum, el que se crea gracias a las experiencias vividas, aficiones, lo que se nos da bien de manera innata (ya que quizás sea nuestra verdadera vocación pero no la profesión que hemos escogido) no solemos incluirlo y es muy relevante a la hora de expresar quienes somos.

Esos aspectos son lo que nos ligan a la estabilidad emocional.

En Centro Psicobil, cuando alguien acude con inseguridades laborales o con un sentimiento de fracaso ante la imposibilidad de conseguir un empleo, recomendamos poner en valor esas cualidades/actividades en la redacción de nuestro CV o en entrevistas de trabajo y, en caso de no saber cuáles son, buscar, probar y descubrir cómo,  a través de ellas alcanzamos estados de bienestar muy altos, ya que aportan a nuestro día a día:

  • Momentos de evasión ante la presión laboral/social. Aspecto que las empresas tienen en cuenta para asegurar entre sus empleados a personas capaces de gestionar situaciones de estrés.
  • Bienestar psicológico. Sentimiento de pertenencia a un grupo, puesta en común de problemas cotidianos, expresión de emociones o sentimientos que ante entornos laborales no nos atreveríamos.
  • Herramientas sociales. Ampliar nuestro círculo repercute beneficiosamente en la adquisición de habilidades sociales que podemos trasladar a nuestro entorno laboral para facilitar el trabajo de equipo.
  • Aptitudes de liderazgo. Con este tipo de actividades complementarias permiten que avancemos a nivel personal a través del autoconocimiento y la autorreflexión, haciendo que se traduzca en una mayor seguridad, todo ello son cualidades de un buen líder y si además están relacionadas con el trabajo en equipo estamos ante la fórmula perfecta para una empresa.

Piensa, ¿qué actividades realizas que te ayudan a conocerte mejor y que no siempre están recogidas en un currículum? Puede ser hacer teatro, meditar, pertenecer a un equipo deportivo, el voluntariado, pintar… y, curiosamente, cuanto más opuesta sea de tu formación académica o profesional mejor.

En resumen, no solo aprendemos en nuestros años de estudio, estamos en constante evolución y aprendizaje a través de cada actividad que incluimos en nuestra vida, y ellas nos llevan por la senda de las actitudes positivas haciendo de nosotros mejores profesionales y mejores personas.

¿cuál es tu curriculum B?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.