EL VERANO Y SUS ESCENARIOS: cómo encontrar el bienestar

Mientras avanza la pandemia y nos llegan las vacunas, esta semana ha comenzado el verano. Y con él, el calor,los planes, las salidas con los amigos e, incluso, los viajes.

Sin embargo, todo lo que hemos vivido en los últimos meses y seguimos viviendo en la actualidad a raíz de la crisis sanitaria del Covid-19 hace que este verano siga siendo diferente a lo que estamos acostumbrados.

Llevamos año y medio, viviendo con las libertades restringidas, viviendo de otra forma, y eso nos ha traido emociones de muchos tipos, que en ocasiones, han sido dificiles. Pese a ello, hemos intentando mantener la mayor «normalidad» y continuar con la rutina vital.

Durante el año, esas las rutinas del dia a dia nos proporcionan conocer lo que va a ocurrir, sin embargo, en este escenario venraniego, aparece la falta de planificación del tiempo de ocio.

En este momento, el problema que se presenta en muchos casos es el miedo al contagio. Por lo tanto, hay que superar la barrera psicológica que nos impide ver la seguridad en todo lo que hacemos. Para ello, hay que aprender a convivir con el coronavirus, ya que está previsto que siga entre nosotros.

Sabemos cuáles son las medidas de higiene que debemos tomar para evitar contagios. En este caso, para darle a nuestra mente esa sensación de seguridad que necesitamos, vamos a diseñar un plan de actuación para cada una de las actividades que realizamos fuera de casa desde el momento en que nos estamos preparando para salir hasta que volvemos a casa.

Establecer una serie de medidas y acciones a realizar enfocadas a la higiene y seguridad personal ante el contagio nos ayudará a sentir una mayor seguridad. Saber que si cumplimos con estas medidas podemos hacer muchas cosas y reducir en gran medida el riesgo de contagio.

Por otra parte, es importante apoyarse en la gente y hablar de una manera asertiva con los demás lo que pensamos sobre las actividades que vamos a realizar, sobre nuestros miedos en algunas de las situaciones o la presión que podamos tener de hacerlo por obligación.

Querer vivir muchas experiencias durante el verano pero no saber cómo encajar todos los escenarios (familia, trabajo y amigos) o cómo solventar situaciones como la conciliación laboral durante las vacaciones escolares, pueden llevarnos a un exceso de nerviosismo o de estrés, haciendo que nos tengamos que enfrentar a situaciones, sin tener los recursos y herramientas necesarios para ello y que perdamos bienestar.

Es normal sentir cierta ansiedad por lo que va a suceder si no está planeado y más cuando de nuestra organización puede depender el disfrute familiar o de un grupo de amigos.

Por eso en Psicobil aconsejamos ante este tipo de situaciones planificar con antelación el tiempo de ocio tanto familiar como personal, de esta forma conseguiremos: minimizar el agobio que podemos llegar a sentir y hacer que la planificación se convierta en un acto de ilusión personal y familiar.

Implicar a toda la familia o grupo de amigos con los que vayamos a compartir largas jornadas en verano, genera en cada uno de ellos expectativas acordes a lo que se va a realizar.

Eso, llenará a todos de la vitalidad necesaria para combatir la apatía que a veces aparece en esta época del año, y más en los niños y adolescentes que encuentran en la tecnología y pantallas su mayor diversión sin centrar su atención en otras actividades más beneficiosas (tanto para la salud física como para su mente.

¿Qué ideas podemos daros desde Psicobil para generar bienestar durante el verano?

  • MIS NECESIDADES: Una vez planificado el verano o las vacaciones nos damos cuenta de qué escenarios vamos a tener, las necesidades que tendremos en cada uno de ellos y cómo alcanzar el bienestar aún cuando puede que alguno no sea el que más deseamos.
  • MI BIENESTAR: Ante todo, debemos buscar aquello que nos proporcione buenas sensaciones, en unas ocasiones será pasar una tarde a solas si hemos viajado con compañía y otras todo lo contrario, lo importante es sentirse bien para mantener un ambiente relajado donde disfrutar de todo lo que estemos viviendo, ya sea quedarse en la ciudad o viajar y compartir destino en compañía no elegida sino negociada.
  • MI EQUILIBRIO: Cuando compartimos nuestro tiempo en familia o con amigos tenemos que mantener un equilibrio entre lo que queremos a nivel personal y lo que quiere el grupo, obviamente si coincide es estupendo, pero a veces no es así y pueden aparecer roces o problemas que impiden que todos disfruten de esta época del año y de las merecidas vacaciones.

Vemos en consulta preocupaciones relacionadas con el verano entre nuestros pacientes: unas veces son las familias de la terapia infanto-juvenil, otras las que vienen a terapia de pareja, en la consulta individual de adultos vemos en profundidad qué es lo que les mantiene en estado de estrés a cada uno…así que creemos que estos consejos os serán de utilidad también a vosotros.

PAREJAS

  • NUEVAS ACTIVIDADES NUEVAS ILUSIONES.

Planificar, elegir destino, realizar ese viaje soñado y siempre aparcado, son actos sencillos que hacen que la pareja vuelva a compartir un mismo objetivo e ilusión.

  • PLANIFICAR TIEMPO PARA UNO MISMO Y NO DESCUIDAR EL ÁMBITO SOCIAL

Todos necesitamos un espacio de tiempo para la desconexión, reflexión o simplemente asentar emociones. Podemos equivocarnos en pensar que las vacaciones en pareja solo pueden ser entendidas como 24h en compañía del otro cuando también caben los planes con amigos o tiempo en soledad.

Si existen problemas a resolver o en vías de hacerlo puede ser contraproducente dedicar en exclusiva el tiempo de vacaciones al otro y olvidarse de mantener el equilibrio que llevará a la relación a un estado de saludable.

FAMILIAR E INFANTO-JUVENIL

  • ACTIVIDADES ESTIMULANTES PARA TODOS

Es importante tener en cuenta los gustos de todos y también la negociación de las actividades a realizar para que todos los miembros de la familia se sientan tenidos en cuenta.

  • PRACTICAR LA AUTONOMIA DE NIÑOS Y ADOLESCENTES

Si les incluimos en la toma de decisiones y les encargamos tareas relacionadas con las vacaciones (planificar el ahorro para el viaje, hacerse responsable de anotar que es lo que se va a llevar, hacer la lista de los imprescindibles, hacer lista de posibles actividades para el lugar de destino, etc.) estaremos enseñándoles a gestionarse a sí mismos y a divertirse con ello, eso les hará sentirse bien.

  • ADAPTAR LAS RUTINAS AL VERANO Y APROVECHAR PARA PRACTICAR LAS CAPACIDADES ADQUIRIDAS DURANTE EL AÑO.

ADULTOS

  • ADAPTABILIDAD

Tanto si compartimos tiempo con familiares como con amigos, si nos quedamos en la ciudad o hemos decidido viajar en soledad, adaptarse a lo que va ocurriendo sin anticiparse ni frustrarse es la forma más sana de obtener bienestar.

  • SOLTAR RIENDAS

Puede ser la época perfecta para practicar la delegación de tareas o toma de decisiones, ya que sobre todo estarán siempre encaminadas al disfrute de las vacaciones o tiempo de ocio y por lo tanto siempre encontraremos algo que nos haga sentir bien dentro de las elecciones de los demás o de los planes que nos proponen.

Con estos sencillos tips,queremos desearos que paséis un buen verano y que lo llenéis de experiencias que formen los recuerdos y emociones que usaremos durante el resto del año para mantener bienestar.