TERAPIA DE PAREJA: ¿funciona?

¿Qué has pensado al leer yo y tú?Nos han enseñado a nombrar siempre primero al otro, y eso con independencia de la estructuración de nuestro lenguaje, también nos ocurre cuando estamos en pareja. Miramos al otro primero, y luego a nosotros, «siempre tú y yo». Quizás ahí empiece todo.

La pareja es una entidad compleja en la que se desarrollan diversos comportamientos y dinámicas, unas propician un fortalecimiento de la relación y otras no tan positivas, hacen que la relación se debilite.

Ninguna relación está libre de generar comportamientos en ambos sentidos, esto es, dinámicas positivas como la escucha activa, la empatía hacia el otro, la complicidad, el apoyo mutuo, entre otras, y dinámicas negativas como la retirada de atención, la crítica, el bloqueo en la comunicación etc.

Además, influye la fase en la que se encuentre la pareja: enamoramiento, conocimiento, convivencia, autoafirmación, crecimiento o adaptación. La fase nos hará tener más probabilidad de éxito a la hora de resolver las diferencias existentes.

¿CUALES SON LAS SITUACIONES POR LAS QUE PUEDE PASAR UNA RELACIÓN DE PAREJA?

Os enumeramos algunas:

  • Sienten celos o desconfianza.
  • Ha habido infidelidad.
  • Tienen problemas en la convivencia.
  • Su comunicación es escasa y/o agresiva.
  • Pasan por una ruptura sentimental, separación o divorcio.
  • Tienen dificultad en sus relaciones sexuales.
  • No son capaces de comprometerse en una relación.
  • Sufren la injerencia de otros miembros de las respectivas familias.
  • Tienen dificultades para encontrar o mantener una pareja

Aunque lo ideal sería la eliminación de todos y cada uno de los comportamientos negativos, podemos decir que una relación con buena salud, es aquella que mantiene una elevada tasa de dinámicas positivas y una baja en lo que a negativas se refiere.

Amar y ser amado es una necesidad para el ser humano. Esta necesidad de vinculación la cubrimos a través de nuestras relaciones familiares, nuestros vínculos sociales y con las relaciones de pareja.

Pero ser feliz en pareja no es una tarea sencilla, encajar el mundo individual con el mundo de la pareja no siempre es fácil, ya que supone encontrar un equilibrio entre las necesidades personales y las necesidades de la interacción en pareja. Y cuando este equilibrio no se encuentra aparecen los conflictos en la relación.

Estos conflictos que pueden ser de cualquier índole, desde problemas en la gestión de las tareas domésticas, pasando por diferencias en cuanto al tiempo de ocio hasta puntos de vista diferente sobre el sexo.

¿POR QUÉ SE VA A TERAPIA DE PAREJA? MOTIVOS FRECUENTES:

  • Las discusiones
  • El malestar en la convivencia
  • La rutina
  • La falta de sexo
  • Las infidelidades

Suelen ser los motivos más comunes por los que una pareja decide ir a terapia para salvar su relación o para, al menos, intentarlo. Hay quienes acuden cuando empiezan a ver indicios de que algo no está yendo como esperaban, pero en la mayoría de los casos se espera una media de entre cinco y seis años, cuando la relación está ya más que desgastada.

La clave está en ir cuando ambos miembros lo sientan y tengan además los mismos objetivos, de nada vale si uno quiere recuperar la relación y el otro romperla.

¿CUAL ES EL MEJOR MOMENTO PARA ACUDIR?

El mejor momento para acudir a una terapia es cuando empezamos a sentir que no nos entendemos, que trato de explicar algo y tengo la impresión de que el otro no sabe lo que quiero decirle. La terapia es mucho más eficaz si se acude nada más observar el malestar en la relación que si se deja pasar y pasar el tiempo hasta que el desgaste pueda más que cualquier cosa. De hecho, está comprobado que el porcentaje de éxito de una terapia de pareja está en torno al 70%. Sin embargo, es mucho más alto si la pareja acude antes, como mucho, dos años después de que aparezcan los primeros problemas.

Pero la realidad es otra bien distinta según reflejan diferentes estudios, centrados en parejas que acuden a consulta. Se suele esperar entre cinco y seis años en acudir a terapia, a pesar de haber observado indicios de que la relación no funciona tan bien como les gustaría. La realidad es que, el perfil de parejas que acuden a consulta suelen ser el de una pareja que a pesar de saber que aún se quieren, llevan años acumulando frustración, enfados, decepciones, distanciamiento y frialdad.

¿QUE SE HACE EN UNA TERAPIA DE PAREJA? PROCESO:

El objetivo de la terapia de pareja, es restablecer la comunicación adecuada en la pareja y asegurar que la relación vuelva a ser positiva y enriquecedora.

Lo principal en terapia es enseñar a: saber escuchar, ponerse en los zapatos del otro, aprender a comunicar lo que sentimos o nos molesta sin herir a la otra persona, responsabilizarnos de nosotros mismos, huir de la dependencia emocional, aprender a discutir, atender y cuidar la relación de pareja, y a poner unas bases para volver a ilusionarse.

Los principales retos son:

  • Identificar las áreas de conflicto y distanciamiento
  • Mejorar la comprensión de mi mismo, del otro y de la relación
  • Crear nuevas estrategias para la resolución de problemas
  • Desarrollar habilidades de comunicación
  • Modificar patrones de relación que son disfuncionales
  • Reflexionar a nivel emocional y sentimental

¿QUE SE CONSIGUE? RESULTADOS:

La Association of Marriage and Family Therapists de EEUU indica que tres de cada cuatro parejas que acuden a terapia admiten una mejoría en su relación. El 90% de las personas que acuden a terapia de pareja con personas expertas mejora su estado de ánimo, además dos tercios de estas también experimentan mejoras en su salud y en su desempeño laboral.

En los problemas de pareja los dos son parte del problema y los dos son parte de la solución.

Desde ahí, es desde donde trabajamos en Psicobil.

El perfil ideal para ser feliz en el amor, es crear un apego seguro con la pareja, es decir, una autonomía personal sabiendo contar con la pareja, creando con esto un vínculo de colaboración con la persona que se ama.

La terapia es por tanto un recurso más, cada vez más utilizado en nuestros días porque ya no se ve con tanto estigma como hace algunos años, al que las parejas pueden recurrir si así lo desean ambos:

Bien para recuperar lo que un día perdieron y crecer en la relación sin que sea demasiado tarde para recoger los restos del naufragio.

O bien para aceptar y afrontar que la relación ha terminado sin que suponga ni mucho menos, una derrota, pues en ocasiones, la ruptura es la mejor de las soluciones.

Una terapia de pareja nos ayudará a conocernos individualmente y, sobre todo, nos enseñará a ser mejor pareja en esta, o en futuras relaciones.

Consúltanos tu situación o dudas, estaremos encantados de responderte.