¿SOY ADICT@ AL MOVIL?NOMOFOBIA

Las nuevas tecnologias nos hacen más facil la vida, pero también generan dependencia y adicciòn.

Adicción al teléfono móvil: causas y síntomas

Pese a que el uso de la tecnología puede ser muy útil, pues nos permite estar constantemente en conexión con casi todos los rincones del planeta, la incomunicación nos puede llegar a producir una sensación de ansiedad que nos invade y nos hace desear intensamente el momento en que volvamos a estar conectados.

Los síntomas ansiosos y obsesivos que presentamos cuando nos quedamos sin móvil han sido reconocidos por los psicólogos, y este miedo excesivo e irracional a estar sin smartphone ha sido bautizado como “Nomofobia”. El término proviene de la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”. De este síndrome hablaremos hoy, no solo para poner el foco en los aspectos negativos de las nuevas tecnologías, sino también para intentar reflexionar sobre el uso que de ellas hacemos.

El primer estudio sobre Nomofobia

Muchos expertos hablan de la Nomofobia como la nueva enfermedad del siglo XXI. Los estudios sobre este fenómeno se iniciaron en 2011 en Reino Unido, con una investigación realizada por la Oficina de Correos de Reino Unido y el Instituto Demoscópico YouGo.

El estudio contó con 2.163 sujetos, y los datos revelaron que el 53% de los usuarios de teléfonos móviles en el Reino Unido sienten ansiedad cuando se agota la batería de su teléfono móvil, lo pierden o se quedan sin cobertura. El estudio también reveló que el 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sufren este trastorno.

El estudio también concluyó que los niveles de estrés que presentaban las personas con Nomofobia eran equiparables al que puede tener una persona el día antes de su boda. Además, el 55% de los participantes manifestó “sentirse aislado” cuando no disponían del celular.

Cómo es una persona con Nomofobia

Son muchas las personas que sufren dependencia del teléfono móvil y están conctadas las 24 horas, y los expertos piensan que el perfil del nomofóbico es el de una persona que parece tener poca autoconfianza en sí misma y baja autoestima, con carencia de habilidades sociales y de resolución de conflictos, y que en su tiempo de ocio solo usa el móvil y parece incapaz de disfrutar sin él.

En cuanto a la edad, este trastorno era más habitual en adolescentes, pues tienen más necesidad de ser aceptados por los demás y están más familiarizados con las nuevas tecnologías, pero en este momento también lo presenta parte significativa de la población adulta.

Síntomas de la Nomofobia

Los síntomas que pueden presentar una persona con Nomofobia, son los siguientes:

  • Sensación de ansiedad
  • Taquicardias
  • Pensamientos obsesivos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago

Se estima que 1 de cada 1.000 personas que utilizan un smartphone tienen un alto riesgo de convertirse en adictos al móvil.

¿Qué es la adicción al móvil?

La adicción al móvil es una dependencia excesiva y poco saludable a los smartphone o teléfonos móviles en sentido general. La persona encuentra placer en un comportamiento repetitivo vinculado al móvil, ya sea revisando constantemente las redes sociales, enviando mensajes, realizando llamadas o jugando.

En muchos casos, junto a la adicción, la persona es víctima de la nomofobia, un miedo irracional a estar sin su teléfono móvil. De hecho, se estima que más del 50% de las personas que suelen usar el móvil sienten ansiedad cuando se les agota el saldo o no tienen cobertura de red y un 9% reconoce sentirse muy estresadas cuando apagan sus móviles.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción al móvil?

  • Conducta irreprimible e incontrolable vinculada con el uso del teléfono móvil. Aunque la persona quiera y sea consciente de las consecuencias negativas de su comportamiento, no logra limitar el uso del móvil.
  • Uso exagerado del móvil, hasta tal punto que se abandonan o descuidan algunas actividades cotidianas importantes, como compartir con la familia y los amigos. Es común encontrar a la persona tecleando, jugando o enviando mensajes continuamente, como si no existiera vida más allá del móvil.
  • Actitud hipervigilante, la persona siempre está pendiente del móvil, como si lo estuviera vigilando, y cada cierto tiempo lo revisa para ver si ha entrado algún mensaje o ha recibido alguna llamada perdida.
  • Aumento de la tolerancia, lo cual implica que la persona debe usar cada vez más el móvil para obtener la misma gratificación.
  • Sensación de frustración, nerviosismo y rabia cuando no se tiene acceso al móvil.
  • Miedo a estar sin teléfono o a que se quede sin carga, lo cual suele generar una gran angustia, aún cuando la persona se da cuenta de que se trata de un temor irracional.

¿Cuáles son las causas de la nomofobia?

Las personas que tienen una adicción al móvil creen que es obligatorio utilizar esta tecnología, consideran que es muy importante e, inconscientemente, piensan que esa característica se transfiere a ellos.

  • De hecho, detrás de la adicción al móvil a menudo se esconden problemas de autoestima e inseguridad. La persona no se siente cómoda consigo misma y recurre a distracciones, como la tecnología, para esconder determinadas sensaciones que le hacen sentir mal.
  • En otros casos, la adicción al móvil está relacionada con las dificultades en las relaciones sociales. A la persona le resulta mucho más fácil relacionarse a través de mensajes que cara a cara, quizás porque es demasiado tímida o porque se siente más cómoda con el anonimato y la sensación de intimidad que ofrece la tecnología. De esta forma, el móvil se convierte en una especie de escudo que la protege.
  • Otras veces, la adicción al móvil es expresión de problemas en el área familiar, en el colegio o en el trabajo. Cuando la persona no sabe cómo resolver esas dificultades, se escuda en la tecnología para no pensar en ellas, hasta que llega el punto en que esta le absorbe. De hecho, un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Queensland descubrió que muchos jóvenes y adolescentes piensan que el teléfono móvil es parte de ellos, forma parte de su autoconcepto.
  • También se apreció que mientras más identificados se sentían con su teléfono móvil, más lo usaban y más intenso era el vínculo emocional. En esta investigación se pudo observar que estas personas no solo querían tener el móvil siempre cerca sino que pensaban continuamente en este, interrumpían lo que estaban haciendo para responder, se sentían estresados sin el teléfono y reconocían que eran incapaces de disminuir el tiempo que le dedicaban a esa actividad.

Consecuencias de ser adicto al móvil

Las principales consecuencias de la adicción al móvil son:

  • Aislamiento social: la persona pasa cada vez más tiempo conectada al móvil y descuida sus relaciones interpersonales.
  • Alteraciones en la conducta: la propia dependencia al móvil genera tensión e irritabilidad, las cuales provocan cambios en el comportamiento, haciendo que la persona sea menos solícita y se muestre más agresiva de lo habitual.
  • Cambios en el estado de ánimo: las adicciones suelen provocar desequilibrios emocionales que dan lugar a trastornos como la depresión y la ansiedad.
  • Problemas de comunicación: los adictos al móvil se relacionan cada vez más a través de la tecnología, por lo que sus habilidades sociales terminan resintiéndose, sobre todo cuando la adicción se asienta en la adolescencia, una etapa en la cual estas competencias aún no se han desarrollado lo suficiente.
  • Dificultades para conciliar el sueño: la exposición continua a la luz azulada que emite el móvil inhibe la producción de melatonina, una hormona que induce el sueño. Como resultado, los adictos al móvil pueden padecer insomnio. Además, la preocupación constante por la posibilidad de que llegue un mensaje o una llamada mientras duermen, también les impide dormir tranquilamente.
  • Inseguridad: los adictos al móvil suelen tener miedo a estar sin teléfono, una sensación que no les abandona y genera una gran inseguridad.
  • Alucinaciones: el 80% de las personas que tienen un smartphone han escuchado su teléfono sonar cuando en realidad no lo hacía. En los adictos al móvil este fenómeno cobra aún más fuerza, es lo que se conoce como “alucinaciones fantasma” y están provocadas por la tensión de estar pendientes del móvil, lo cual les lleva a imaginar que este vibra o suena.
  • Problemas de atención y memoria: al estar continuamente pendientes del móvil, estas personas comienzan a presentar problemas de atención y concentración, que terminan provocando dificultades en la memoria.
  • Síndrome de abstinencia: la persona siente una gran angustia, ansiedad e irritabilidad cuando es privada del móvil. Mientras mayor sea la dependencia, más agudo será ese malestar, hasta el punto de que puede crear confusión y una sensación de falta de control muy intensa.

TRATAMIENTO PARA SUPERAR LA ADICCIÓN AL MOVIL: PSICOTERAPIA

  • Hacer un uso moderado del teléfono móvil, reaprendiendo a relacionarte con la tecnología.
  • Aumentar la seguridad en ti mismo/a, sin tener que recurrir al móvil como punto de apoyo.
  • Desarrollar tus habilidades sociales de manera que te sientas a gusto en los grupos.
  • Involucrarte en otras actividades que te brinden una mayor satisfacción, aprendiendo a redistribuir mejor tu tiempo.
  • Aprender técnicas de autocontrol que te permitan dominar el impulso de revisar constantemente el móvil.

¿Cómo saber si necesitas ayuda?

En toda adicción, uno de los pasos más difíciles es reconocer que tenemos un problema. Por eso, es fundamental que mires dentro de ti y respondas con sinceridad:

  • ¿Cuándo usas el móvil te sientes diferente, con mayor poder o seguridad?
  • ¿Llevas el móvil siempre contigo y no te separas de él ni un segundo?
  • ¿Estás pendiente todo el tiempo del teléfono, incluso mientras estás compartiendo con otras personas?
  • ¿Cuándo te despiertas en la noche, revisas el móvil para ver si ha entrado algún mensaje?
  • ¿Duermes menos de lo habitual porque estás pendiente continuamente del móvil?
  • ¿Te sientes angustiado/a ante la idea de que el móvil se quede sin carga?

Si has respondido afirmativamente a estas preguntas es probable que sufras una adicción al móvil o que estés a las puertas. Si te sientes identificado o reconoces a tu hijo o hija en estos síntomas pon remedio. La adicción al móvil es un problema con solución. No lo dejes pasar.