Llega San valentin: tic-tac

El 14 de febrero nos invita a celebrar el amor de pareja de manera especial, aunque sabemos que está presente en los 365 días del año.

¿Es una cursilada, el patrón de tiendas y grandes almacenes o sinónimo de tarjetas cariñosas, o de flores, peluches, joyas o veladas románticas?

San Valentín, 14 de febrero, nos permite prestar especial atención al amor en pareja. Este amor no discrimina sexos, ni edades, ni razas, ni credos, ni clases sociales o partidos políticos. Amarse no necesita contratos escritos ni verbales, ni ceremonias religiosas ni civiles para tener sentido y prosperar, aunque es cierto que la expresión pública y el compromiso ante la sociedad añade a los enamorados un sentido especial de vivencias y unión.

San Valentín es una fecha que, tanto si la consideramos un convencionalismo como si no, puede generar estrés en mucha gente:

  • Las personas sin pareja se pueden sentir presionadas socialmente y decaídas por pasar solos estas fechas.
  • Las personas con relaciones estables viven esta presión en forma de las expectativas de su pareja o de su entorno durante estas fechas.

Por eso, queremos darte algunos consejos para evitar el estrés y disfrutar de este día sí así lo deseas, o convertirlo en un día más de tu rutina si ese es tu objetivo:

1. Decide si quieres celebrarlo como una fecha especial o no.

1-Si tienes pareja, habla con ella y evita malentendidos.

Esto no tiene por qué arruinar la sorpresa, pero si evitar la ansiedad o la inseguridad.

Este, como otros temas de pareja, necesita ser tratado por las dos personas en conjunto.

2-Si no tienes pareja, puedes decidir convertirlo en una fecha especial para una persona que quieras o como momento para romper la rutina y hacerte un regalo a ti mismo.

Según el psicólogo Robert Sternberg existen 7 tipos de amor ¿Por qué olvidarse de los otros 6 que no aparecen en los anuncios?

2. Celébralo como una fecha especial, no como la quintaesencia del amor

Tanto si tienes pareja como si no tienes pareja, si decides convertir este día en una fecha especial, no te obsesiones con que todo sea perfecto.

Aunque sea una fecha muy emocional, intenta aportar un punto de vista racional para evitar excesos que puedan abocar a la ansiedad: controla el gasto, organiza y reserva con tiempo y, sobre todo, siéntete a gusto con las decisiones que tomes al respecto.

3. No conviertas San Valentín en un símbolo

Sean cuales sean tus planes, no des a esta fecha una importancia exagerada porque ese es, precisamente, una de las razones del estrés que lleva asociado.

  • Si tienes pareja no conviertas la celebración en un símbolo de tu relación de pareja.

Una pareja se construye a lo largo de muchos momentos, fechas especiales, rutinas, detalles, conversaciones, compromisos… intentar que todo se vea reflejado en una celebración será, como mínimo, una reducción y un foco de estrés.

  • Del mismo, modo, si decides no celebrarlo, no asumas que el romanticismo ha muerto y la chispa se ha agotado, los momentos especiales e íntimos no saben de calendarios.
  • Si no tienes pareja evita que se convierta en un símbolo de tu situación sentimental.

Si para ti se convierte en un día complicado emocionalmente, busca apoyos, planes o ayudas pero no sobredimensiones su importancia ni la infravalores.

Tomando esto como base, disfrutarlo, sobrellevarlo o convertirlo en un día más de rutina, debe ser una decisión que surja de nosotros mismos.

¿HAY AMOR EN MI PAREJA? Las siete formas del amor:

La teoría triangular del amor del psicólogo estadounidense Robert Sternberg caracteriza el amor en una relación interpersonal según tres componentes diferentes: intimidad, pasión y compromiso.

Las diferentes etapas o tipos de amor pueden ser explicados con diferentes combinaciones de estos elementos. De acuerdo al autor, una relación basada en un solo elemento es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres.

Tipo de amorIntimidadPasiónCompromiso
CariñoX
EncaprichamientoX
Amor vacíoX
Amor románticoXX
Amor sociableXX
Amor fatuoXX
Amor consumadoXXX
  1. Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.
  2. Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, en cualquier momento.
  3. Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.
  4. Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión, pero no en el compromiso de estar juntos. Por ejemplo sería un amor de verano o relaciones de muy corta duración.
  5. Amor sociable o de compañía: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.
  6. Amor fatuo o loco: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.
  7. Amor consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aún más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

Cómo superar San Valentín según la psicologia

Como hemos mencionado anteriormente, quizás, lo más importante es que mantengas una comunicación completamente abierta y sincera con tu pareja acerca de los sentimientos que os despierta el día de San Valentín, ya que para ti puede ser muy relevante pero para tu pareja no tanto, y viceversa.

Seguir estos tips os ayudará a que el día termine sin grandes dosis de estrés que afecten a vuestra relación:

Comparaciones. Tu relación no es una película de amor edulcorado, es real. Así que no trates de idealizarla más allá de la realidad.

Expectativas. Es necesario que mantengas unas expectativas realistas y que no te dejes llevar por la presión social.

No es solo un día. Lo que verdaderamente prevalece es el total de la relación, y no un solo día en concreto.

Todo esto se puede resumir en que San Valentín, sea cual sea tu opinión sobre ello y tu situación sentimental, no debe ser una fecha que suponga angustia o tristeza, del mismo modo que debemos evitarlo en otras fechas señaladas como pueden ser cumpleaños o Navidades.

Y…UN SAN VALENTIN SIN PAREJA, ¿PUEDO SER FELIZ?

Para algunos pasar San Valentín sin pareja puede ser angustiante gracias a esta gran cantidad de publicidad en torno a las parejas, o porque acentúa su sensación de soledad, pero hoy queremos decirte que puedes pasar este día soltero, celebrando, estando tranquilo y sin generarnos malestar.

Lo esencial es recordar que la idea original de la celebración del 14 de febrero es en torno al amor y este existe en muchas formas y no solo en la pareja. ¿Tienes familia o amigos o la posibilidad de vivir un nuevo día? Entonces ya tienes con quién y por qué celebrar.

  • Celebra por tu cuenta y no te compares

Organizate el dia, queda con alguien, da un paseo…cocinate algo especial, descansa más horas, practica tu hobbie….ve una de tus peliculas favoritas, empieza un libro, hazte un autoregalo….o no hagas nada, deja que fluya.

  • Siembra amor en otros

Una maravillosa manifestación del amor es la generosidad y la solidaridad. Este es un excelente plan para centrarte en algo positivo en el Día de San Valentín. Los pequeños actos desinteresados mejorarán también la jornada de otros que hasta pueden estar viviendo una situación mucho más difícil que la tuya.

Investiga tus opciones pero algunas sugerencias son acompañar a un anciano solitario, ofrecer tu tiempo voluntario en una ONG o una causa que te parezca importante o pasar tiempo con alguien que sepas que no está pasando por un buen momento.

  • Acepta tu presente

Vive con paciencia esta celebración. Todas las etapas de la vida tienen su lado positivo y la solución no es cerrar los ojos a la realidad sino abrazarla con alegría.

En el Día de San Valentín en vez de aislarte celebra todos los tipos de amor que hacen tu vida especial, ocúpate en actividades que te satisfagan y en estar positivo para no darle espacio a pensamientos que solo te harán daño.

En cualquier caso, nuestra máxima está clara: “San Valentín sin estrés”.