DEPENDENCIA EMOCIONAL

La dependencia emocional es un sentimiento que se crea entre dos personas y que puede hacer referencia a diferentes planos: relación de amistad, de familia y de pareja. Sin embargo, es en el ámbito de la pareja donde más tienden a aparecer estas relaciones dependientes que anulan la individualidad de ambos miembros y se vuelven tóxicas, obsesivas e inestables.

¿Se puede eliminar la dependencia emocional de la pareja? SI

Tu relación puede mejorar y, para ello, es importante que tú aprendas a ser feliz contigo mismo. Este es el primer paso.

¿Qué es la dependencia emocional?

Antes de descubrir las claves para eliminar la adicción a la pareja, es importante que conozcamos la definición de dependencia emocional.

La dependencia emocional muestra un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas, que se intentan cubrir de una forma desadaptativa con otras personas.

Se puede identificar como un tipo de adicción que se relaciona con necesitar a otra persona para sentirse bien. Al igual que una persona con drogadicción acude a las drogas para satisfacer su necesidad, un dependiente emocional acude a la persona de la que depende para conseguir seguridad, bienestar y tranquilidad.

Causas de la dependencia emocional

Las causas de la dependencia emocional son psicológicas y tienen que ver con la confianza en uno mismo, el amor propio y la autoestima. Según los expertos en psicología, existen tres grandes factores que generan dependencia emocional, son los siguientes:

  • Apego inseguro: en el que las figuras del padre y la madre no fomentan los vínculos familiares, pueden ser una de las casuas por las que, con los años, una persona puede desarrollar dependencia emocional.
  • Falta de autoestima. Es el factor clave que hace que una persona genere una dependencia a otra. La falta de amor propio, de confianza y de seguridad en uno mismo puede hacer que necesites a otra persona para poder sentir una mayor seguridad.
  • Miedo a estar solo/a. El temor a la soledad también suele ser una de las causas de que una persona sienta dependencia hacia otra. El miedo a estar solos o a terminar solos en la vida puede hacer que alguien acepte situaciones abusivas o relaciones tóxicas.
  • Maltrato psicológico. Muchas veces, la dependencia emocional está vinculada con haber padecido malos tratos psicológicos. Una persona abusiva puede haber anulado la seguridad de una persona con juicios voraces, con críticas, con comentarios devastadores… Un tipo de relación que se va alargando en el tiempo y que, poco a poco, va anulando a la persona que lo recibe, que se siente culpable.
  • Factores sociales: el amor romántico. Cuando somos pequeñas, se nos establece una manera jerárquica de ver las relaciones. En el amor románico, la mujer es el individuo subordinado, débil y dependiente del hombre. El amor romántico da lugar a un tipo de relaciones no explicitado dentro del grupo de los 7 tipos de relaciones de la teoría triangular de Sternberg (1988)[1], “relaciones tóxicas”. Este tipo de relaciones crean “adicción”, sintiéndose las personas involucradas incapaces de poner fin a las mismas. En ocasiones, por el temor al abandono o pérdida, no aceptando de ninguna manera la ruptura.

LAS PERSONAS CON DEPENDENCIA EMOCIONAL

Las personas que sufren dependencia emocional a menudo no son conscientes de ello y viven creyendo que serán “felices” si dedican y focalizan su vida en los demás, tanto si es a nivel de pareja, como si es a nivel grupal (familia, amigos, etc.). Su autoestima y el concepto que tienen sobre sí mismos dependen directamente de los demás. En muchas ocasiones pueden ser conscientes de habilidades y cualidades que tienen, pero no las valoran, no las sienten como positivas si su pareja o el grupo no se lo reafirma ni se lo valida.
 
Pensemos por ejemplo en una persona que trabaja, estudia y va consiguiendo poco a poco sus objetivos, si su pareja le dice lo bien que lo hace, lo que valora el esfuerzo que realiza, etc., esa persona se sentirá feliz y válida, pero en caso contrario tendrá pensamientos relacionados con sentir que es una fracasada, que tiene que hacer más aún, que todavía no es lo suficientemente buena. Interiorizando todo lo que piensa el otro y creyéndoselo, lo que le hará sentir mal consigo misma.
 
 Este tipo de personas que tienen dependencia emocional, tienen una gran necesidad de agradar a los demás y de ser aceptados. Son esos amigos o parejas que siempre están pendientes de los demás, de cómo se sienten, de que todos estén a gusto, de que todo salga bien en una reunión o en una cita y en ningún momento piensan como se sienten ellos en esas situaciones, ni en el gran esfuerzo que les supone estar pendiente de tantas situaciones, porque todo el gira en torno a los demás, al bienestar del otro por encima del propio.
 
 El anteponer el bienestar de los demás al de uno mismo, se relaciona también con la sumisión que puede llegar a adoptar las personas con dependencia emocional, que se subordinan a los demás.

Pensemos una pareja en la que uno de los dos es infiel ¿Cómo actuarías una persona con dependencia emocional? buscaría mil justificaciones a esa infidelidad y aunque le doliese buscaría mil maneras de agradar a su pareja para que no volviese a serle infiel o lo terminaría aceptando mirando para otro lado. Es probable también que se culpe de lo que pasó.

SEÑALES-SINTOMAS DE DEPENDENCIA EMOCIONAL

Conozcamos algunos:

  • Vivir constantemente preocupado(a) de que tu pareja te vaya abandonar, a traicionar o a rechazar.
  • Invertir la mayor parte de tu día en pensamientos relacionados con tu relación de pareja relacionados con el temor que te causa el que pueda terminar en algún momento, incluso aunque todo parezca estar marchando bien.
  • Sentirte intraquilo(a) cuando estás lejos de tu pareja
  • Dejar de lado a tu familia y amigos por estar únicamente con pareja
  • Permitir que tu felicidad dependa única y exclusivamente de tu relación de pareja
  • Querer estar todo el tiempo con tu pareja y no darle su espacio ni dártelo tampoco a ti mismo(a)
  • Pensar que si tu pareja te llega a dejar tu vida no tendría sentido
  • Cuando tu estado emocional depende de cómo se comporte tu pareja contigo. Por lo que si a veces se comporta indiferente, otras cariñoso(a), otras mal, etc. vives con constantes altibajos emocionales.
  • No dejas que tu pareja vea a su familia y/o amigos, solo quieres que esté contigo.
  • Dejas de lado tus metas e intereses personales para darle gusto o simplemente para tener más tiempo con esa persona.

EXISTE LA DEPENDENCIA EMOCIONAL SANA

Para comenzar es necesario que conozcas cómo es la dependencia emocional sana que puedes sentir hacia tu pareja y que no debe de generarte algún tipo de preocupación, para ello te explicaremos brevemente cuáles son las características que posee una persona con este tipo de dependencia.

  • Las personas con una dependencia emocional sana desean vincularse de manera cercana e íntima con los demás, sin embargo no son demasiado sensibles al rechazo y al abandono.
  • Saben disfrutar de una relación de pareja sin estar preocupadas todo el tiempo si serán abandonadas, traicionadas o rechazadas.
  • Procuran no solo su bienestar o el de su pareja, sino que ambos se encuentren a gusto y satisfechos dentro de la relación.
  • Saben expresar sus necesidades, deseos y sentimientos a la otra persona sin tener que someterse a la represión y nunca negocian con el otro la intimidad, simplemente esta se da por sentada.
  • Otra característica de las personas con una dependencia emocional sana es que a pesar de sentirse dependientes de su pareja y saber que su pareja también lo es de ellas, se sienten libres de desarrollarse, de disfrutar de la vida y de actuar conforme a sus valores personales sin tener que sentirse en algún momento sacrificadas.

SUPERAR la DEPENDENCIA EMOCIONAL

Si crees que estás viviendo una relación de dependencia emocional, debes saber que se puede reconducir la situación. Lo importante es reconocer que existe esta dependencia y tener ganas de estar mejor contigo mismo y con tu pareja.

A continuación, te mostramos 5 claves para trabajarla:

  1. Aceptar que tienes un problema/dificultad. El primer paso para comenzar a sanar, es reconocer que tenemos un problema. Por lo que es necesario que identifiques y aceptes que el tipo de dependencia emocional que tienes hacia tu pareja, (en caso de que lo sea) es negativa y esta siento perjudicial para ti y para tu relación de pareja.
  2. Identifica de que manera te está perjudicando la dependencia emocional. Hacer una reflexión acerca de la manera en la que te está perjudicando a ti mismo(a) el ser dependiente de manera negativa hacia tu pareja. También reflexionar acerca de la manera en la que está perjudicando tu relación. Tienes que ser totalmente consciente, no únicamente de que eres dependiente sino como el serlo te ha ido afectado y te puede afectar cada vez más en tu vida personal y en todas tus relaciones. El ser consciente te dará la suficiente motivación para que puedas comenzar un cambio.
  3. Trabaja en aumentar tu autoestima. Las personas que son dependientes de otras de manera negativa, no se han aprendido a amar lo suficiente a sí mismas y a darse el valor que se merecen. Todas las personas debemos de sentirnos amadas, respetadas y valoradas por nosotras mismas porque sólo de esta manera otra persona va a poder hacer lo mismo con nosotros. Por lo que si te gustaría trabajar para aumentar tu autoestima, una de las maneras en la que puedes lograrlo es que acudas con un profesional para que te sirva de guía y así mismo te ayude a lograrlo.
  4. Dedícate tiempo a ti mismo(a). Invierte tiempo en tus metas, aficiones y pasatiempos preferidos. Es necesario que des prioridad también a pasar tiempo contigo mismo(a) y no dejes de lado aquello que te apasiona ya que es otra de las cosas que dan sentido a nuestra vida. Al hacerlo vas a aprender a estar solo(a) pero sobre todo a disfrutarlo y no sentirte desamparado(a) o ansioso(a) por no encontrarte con tu pareja.
  5. Rodéate de los tuyos. Muchas veces, la dependencia emocional hace que se pierda la relación con los amigos o la familia. Por eso, uno de los pasos esenciales para romper con esta dicotomía es que te acerques de nuevo a las personas que forman parte de tu vida. Vuelve a recuperarlas, vuelve a hacer planes de forma independiente, sin que tu pareja siempre tenga que estar incluida.

TRABAJA TU AUTOESTIMA, SOLO DESDE EL AMOR PROPIO, SE PUEDE CONSEGUIR UNA RELACIÓN DE AMOR SANO CON LOS DEMÁS.