CORONAVIRUS 6: RESILIENCIA, ¿retomar la vida?

Llevamos semanas en casa, con nuestra rutina cambiada, sin contacto social directo y hemos pasado por un mar de emociones que han ido cambiando por dias y noticias.

Hay que fluir aunque sea en mitad de la incertidumbre. Puesto que no sabemos lo que nos espera después de ese cambio, esa inquietud puede provocar falta de fuerza interior.

¿Cómo estoy?¿cómo me siento?

Muchas personas, relatan tener energia de sobra para retomar su vida previa, mientras hay otras muchas que sienten desgana, desmotivación y falta de ganas ante la vuelta a la vida «normal».

Por ello, queremos abordar hoy una palabra clave: RESILIENCIA

El término resiliencia tiene su origen en el mundo de la física. Se utiliza para expresar la capacidad de algunos materiales de volver a su estado o forma natural después de sufrir altas presiones deformadoras.

Resiliencia viene del latín resalire (re saltar). Connota la idea de rebotar o ser repelido. El prefijo re refiere la idea de repetición, reanimar, reanudar. Resiliar es, entonces, desde el punto de vista psicológico, rebotar, reanimarse, ir hacia delante después de haber vivido una experiencia traumática.

La resiliencia es, pues, la capacidad del ser humano de enfrentar y sobreponerse a situaciones adversas – situaciones de alto riesgo (pérdidas, daño recibido, circunstancias excesivamente estresantes, pandemias….) y generar en el proceso un aprendizaje, e inclusive una transformación.

Supone una alta capacidad de adaptación a las demandas estresantes del entorno. La resiliencia genera la flexibilidad para cambiar y reorganizar la vida, después de haber recibidos altos impactos negativos.

La resiliencia es la capacidad de recuperar el desarrollo que se tenía antes del golpe.

La resiliencia de la persona permite superar el trauma y reconstruir su vida.

No se nace resiliente. La resiliencia no es una especie de fortaleza biológica innata, tampoco se adquiere como parte del desarrollo natural de las personas. La resiliencia no es una competencia que se desarrolla fuera de contexto, por voluntad de la persona. No la construye la persona por sí sola sino que se da en relación con un ambiente determinado que rodea al individuo.

Por otra parte, no hay un patrón o fórmula fija para edificarla, sino que cada persona va desarrollándola de acuerdo a sus necesidades, y atendiendo a sus diferencias culturales, en función del contexto donde le toca vivir.

En este sentido, el contexto cultural juega un papel fundamental en cómo cada persona percibe y lidia con la adversidad y las experiencias estresantes con que la vida la confronta. De modo que cada persona desarrolla sus propias estrategias para resiliar las experiencias traumáticas.

De cualquier modo depende de cómo se de la interacción entre la persona y su entorno. Al respecto comenta Boris Cyrulnik: “La resiliencia se teje: no hay que buscarla sólo en la interioridad de la persona ni en su entorno, sino entre los dos, porque anuda constantemente un proceso íntimo con el entorno social”. En palabras del biólogo Maturana, es un “baile entre los dos”.

Y ahora, ¿CÓMO PODEMOS SER MÁS RESILIENTES?

  1. Cree de manera positiva en tus habilidades: confianza sobre la propia habilidad de manejar y responder ante la nueva situación.
  2. Encuentra un sentido y propósito a tu vida: y ¿ahora, qué vida quiero?
  3. Desarrolla una sólida red social: tener personas capaces de dar afecto y soporte alrededor de uno, es un agente protector de la resiliencia.
  4. Di sí al cambio: la vida es otra tras esta experiencia del covid-19, ¿qué quiero y voy a cambiar de mi vida?
  5. Cultiva de manera activa tu optimismo: mantener un punto de vista esperanzado, construir en positivo nos permite resistir y avanzar.
  6. Desarrolla tus habilidades de solución de problemas: puedo sacar varias alternativas de solución a las cosas que me pasan?ese es un buen entrenamiento.
  7. Proponte metas: tras una situción como esta, haz una lista de objetivos pequeños y realistas. Centrarnos en el presente y en accionar con éxito cada paso.

NO IMPORTA LO QUE SUCEDA, IMPORTA COMO REACCIONAS A ELLO. Firmado: La Resiliencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.