REDES SOCIALES Y VIDA REAL

-Aimar, tío, ¿quedamos para echar una?

-Venga, va, cuando llegue a casa te mando un wasap y nos conectamos.

-OK!


Podría ser una conversación cualquiera a la salida de un colegio, de un instituto, o de cualquier tarde tras un rato con la cuadrilla.

¿Qué es lo preocupante de esta conversación? En este caso, conversación real entre dos chavales de 14 años, fue que era a la salida de la Ikastola y llevaban todo el día juntos pero en lugar de quedar para salir o de tomarse algo juntos quedaban para encerrarse en sus casas a jugar online a un famoso juego de una famosa marca de videoconsolas, mientras comentaban las jugadas a través de cualquiera de sus numerosas redes sociales a las que están conectados.

Las redes sociales en todas sus formas han inundado nuestros hogares, vidas, trabajos, etc.

Un buen uso de ellas no acarrea problemas, es más nos facilitan la vida, haciendo que estemos conectados con personas que en ocasiones ni conocemos, familiares que tenemos lejos, antiguos compañeros, y la lista es larga… pero ¿y un mal uso?, ¿un uso no controlado/supervisado por adultos en el caso de los menores? o ¿su uso como única vía de conexión con el mundo?

Según la 20ª Encuesta a Usuarios de Internet, Navegantes en la Red presentado por la AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) el 80,3% de los internautas españoles encuestados había consultado las redes sociales en las últimas 24 horas.

Interesante, habría que saber cuántas horas al día pasamos conectados y cuantas manteniendo conversaciones cara a cara, sociabilizando y no chateando.

En la infancia y la adolescencia los actos sociales cara a cara son muy importantes, se aprenden las normas para interactuar con los demás a base de experimentar con las relaciones, se forjan las habilidades sociales básicas de forma automática, por ejemplo:

  • Empatía, tan necesaria en nuestra vida adulta para ponernos en la piel delos demás y entender sus problemas (trabajo, hogar, comunidades, etc.).
  • Asertividad y su importancia de aprender a interactuar con los demás sin ofenderlos a pesar de no compartir opiniones.
  • Resolución de conflictos, aprenden por si mismos a solucionar problemas básicos, a gestionar sus emociones y a perdonarse y reconciliarse.

 

En centro Psicobil damos una alta importancia a estos aspectos, como sabéis trabajamos el área infanto-juvenil y en favor de ello hemos creado dos talleres de verano encaminados a trabajar las habilidades sociales en niños de entre 7 y 14 (el próximo comenzará el día 9 de julio y estamos deseando conocer al nuevo grupo).

El exceso de tiempo dedicado a las redes sociales y a relacionarnos en ellas nos despoja de adquirir de forma natural estas habilidades haciendo que nuestros niños y adolescentes carezcan de las armas necesarias para desenvolverse en la sociedad y generando una baja autoestima en ellos.

Es importante vigilar su seguridad cuando se sumergen en la tecnología pero como veis tanto o más importante es proporcionarles y motivarles a que no pierdan ese “cara a cara”, tan necesario y beneficioso para las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.