PSICOLOGIA A DOMICILIO: ¿cómo se realiza?

La sociedad actual demanda constantemente nuevas ideas, reinventarse, pero sobre todo dar respuesta a todas las contrariedades que se generan en el día a día.

Desde hace tiempo en Psicobil estamos viendo un auge de la Psicología a Domicilio, desde artículos en prensa a pacientes que acuden a consulta y su terapia da un giro en el que se valora o propone en algún momento probar esta modalidad.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la terapia on line. Las nuevas tecnologías nos han traído la posibilidad de mantener relaciones de diferente tipo (de amistad, laboral, comercial, etc.) a pesar de la distancia física, pero no siempre esta terapia da los mismos frutos que una presencial.

Hay casos en los que el contacto, o bien observar al paciente, su lenguaje corporal o sus acciones son necesarias, pero acudir a consulta les supone un problema. Pacientes con agorafobia, fobia social, personas mayores con movilidad reducida, enfermedades o discapacidades hacen que se genere una necesidad y por lo tanto la respuesta haya sido trasladar los beneficios de la terapia presencial al domicilio de los pacientes.

Por otro lado se ha observado que un psicólogo/a a domicilio puede generar muchos beneficios en la terapia infanto-juvenil, ya que la observación en el entorno habitual del niñ@ en determinados trastornos como TDA, TDAH, fobias infantiles, etc., da información muy relevante para la mejor intervención del profesional.

Las principales características de este tipo de terapia son las mismas que las que tiene la terapia desarrollada en el centro de psicología o consulta:

Se realiza un encuadre, una evaluación y se desarrolla la mejor intervención para cada caso concreto teniendo en cuenta los niveles de actuación entre el paciente, los familiares y la colaboración con otros profesionales en caso de necesitarlo pero mostrando especial interés en las situaciones de conflicto que pueden darse en el domicilio y las particularidades de éste.

Su duración puede clasificarse en dos formas:

1-En ocasiones la terapia será de carácter indefinido por lo que el psicólogo/a profesional se desplazará y desarrollará toda la terapia en el domicilio del paciente realizando el guión de las sesiones y su registro de la misma forma que en consulta; en otras ocasiones será de carácter puntual debido a situaciones personales y pasajeras del paciente, la enfermedad es el motivo más común en estos casos.

2-También existe la posibilidad de combinarla con la terapia on line, sobre todo para los seguimientos, sesiones más cortas en las que se valora como está funcionando el tratamiento o para realizar consultas puntuales a cerca del mismo sin necesidad de realizar una sesión completa de terapia.

Los principales trastornos con mayor prevalencia en el entorno domiciliario que se observan suelen ser:

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Trastorno Oposicionista – Desafiante.

Trastornos del Estado de Ánimo en niños.

Comorbilidad entre TDAH-TOD-TEA.

Fobias infantiles.

Trastornos del aprendizaje y problemas de lecto-escritura.

Trastornos del Espectro Autista.

Problemas de psicomotricidad.

Problemas emocionales y conductuales en adolescentes.

Trastornos relacionados con sustancias.

Trastornos del Estado de Ánimo en adultos (ansiedad y depresión).

Trastornos debido a enfermedad médica.

Duelos.

Con todo lo que hemos descrito podemos decir que los beneficios de la terapia a domicilio son muchos, tanto para el paciente como para el profesional, ya que este último puede extraer información que en consulta le sería más difícil. Cuando estamos en entornos conocidos como nuestro hogar nos es más fácil abrirnos, sentimos que el lugar es cálido por lo que es probable que los resultados aparezcan antes haciendo que la terapia sea más efectiva.

Vamos a enumerar cuales son estos posibles beneficios:

  1. El paciente siente menos vulnerabilidad al ser su hogar.
  2. Proporciona comodidad al paciente tanto en tiempo como en movilidad.
  3. La privacidad de un domicilio hace que el paciente supere el estigma que aún existe por acudir al psicólogo, el profesional es una visita más en un domicilio.
  4. El profesional puede obtener información que en consulta o bien no se proporcionaría o tardaría más sesiones en conseguir.
  5. Los cambios que se precisan hacer para conseguir el bienestar del paciente se realizan en tiempo real, ya que se hacen in situ, apoyándose en el entorno cotidiano del paciente y no siendo necesario que éste tenga que adaptar y trasladarlos a su día a día. De esta forma se consigue refuerzo para la terapia y ahorro de tiempo.
  6. Se obtienen herramientas mejor adaptadas para resolver los conflictos cotidianos, por ejemplo los que se generan con familiares que conviven. Conseguir la intervención de los familiares es más fácil cuando la terapia se desarrolla en casa del paciente, hablar de los problemas e implementar los cambios en el lugar de conflicto y entorno familiar ayuda. directa de los miembros de la familia

El ritmo de vida actual es muy rápido, demanda mucho esfuerzo por parte de los psicólogos profesionales, dar respuesta a cada caso de la mejor manera es el objetivo de cada uno de ell@s y en Psicobil nos mantenemos constantemente informados sobre cada novedad en psicoterapia para implementarla y desarrollarla con la calidad que nos caracteriza.

No dudéis en poneros en contacto con nosotros para resolver todas vuestras dudas acerca de este tipo de servicio.

Nuestro objetivo es vuestro BIENESTAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.