PARAR, REFLEXIONAR Y CRECER

Ya estamos finalizando Julio, y con estos dias, como cada año llega el momento de frenar. El ritmo baja, y con ello, paramos el blog de cada viernes, que tanto nos gusta publicar semanalmente, hasta septiembre.

Si partimos de la definición de descansar, la rae nos explica lo siguiente: «descansar es reparar las fuerzas con la quietud. Tener algún alivio en las preocupaciones. Reposar, dormir»

Hace mucho tiempo, leí una frase inspiradora: Las tierras que descansan, son las que dan mejores frutos.

Lo convertí en mi propio mantra estival.

Y lo fuí expandiedo, asi que en PSICOBIL, también lo entendimos de esta forma, y vimos que era necesario y vital, desconectar para conectar de nuevo al 100%.

Nuestro trabajo conlleva una carga de energia completa a nivel diario:

  • Manejar agendas
  • Atención telefónica
  • Tratar pacientes y casos
  • Elaborar informes
  • Trabajar con grupos
  • Impartir formaciones y cursos
  • Dar charlas
  • Acudir a reuniones y entrevistas
  • Realizar declaraciones
  • Resolver imprevistos
  • Atender urgencias
  • Manejar nuestros canales de comunicación

Además, cuidamos mucho nuestro re-aprendizaje; estar al día de las últimas técnicas, estudiar articulos y ensayos, asistir a cursos y congresos…y todo lo que nos sume a ser mejores profesionales y poder dar una atención de calidad. Eso conlleva mucho tiempo centrado en el trabajo.

Añadimos, que este curso ha sido diferente y especialmente complicado, el covid-19, nos ha marcado el primer semestre del año, y ha tenido diversas consecuencias en las vidas de todos. El estrés, la ansiedad, el miedo, la incertidumbre..han sido emociones muy intensas y percibidas a nivel general, generando indices significativos de malestar psicológico.

El ritmo vital es muy exigente. Parece que “no podemos bajar la guardia”.A lo largo del año solemos manejar esos ritmos de vida estresantes que se deben a las prisas por querer cumplir con todas las tareas diarias, casi sin darnos cuenta, nos arrastra. La realidad es que esta forma de vida nos va consumiendo y desgastando a nivel físico y sobre todo a nivel mental.

El mundo en el que vivimos conlleva un nivel de exigencia alto tanto en la vida laboral como la personal. Cuando no sabemos canalizar nuestro estado de activación podemos sufrir episodios de malestar, que suelen ser una clara señal, de nuestra mente y de nuestro cuerpo, que nos están pidiendo una temporada de descanso y relax.

Estamos atrapados en el hacer. Hacer, hacer, hacer,….hacer lo que sea y mantenernos activos, porque creemos que si descansamos no estamos haciendo nada, y eso es malo.

Dejar de hacer libera espacio mental, y nos da TIEMPO para poder escucharnos, para que lleguen nuevas ideas y para llenarnos de vivencias emocionales, que son el motor de la vida. Asi que ha llegado el momento de tener más tiempo.

Por ello, el VERANO es nuestro momento para VER el AÑO. En eso nos enfocaremos la última semana de Julio en nuestro Instagram (@psicobil), os resumiremos nuestros aprendizajes, nuestras vivencias…todo lo sentido en consulta, y tras ello, empezaremos las vacaciones digitales.

Las vacaciones son un buen elemento reforzador del autoestima además de ayudar a recuperar las fuerzas y el equilibrio cuerpo-mente. Asi que a ello nos ponemos. A cuidarnos para poder cuidar.

Me voy. Nos vamos. Feliz verano, felices días, felices vacaciones.

De eso se trata: de ser feliz estés donde estés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *