PADRES: EDUCAR en EMOCIONES

Educación emocional podría definirse como aquella en la que madres, padres y educadores ayudan a las niñas y niños a conocer, reconocer, expresar y gestionar las emociones básicas.

Es recomendable que este tipo de educación se dé con la implicación de todo el entorno directo del niño o niña formando una red de “educadores emocionales” que guíen y ayuden a los más pequeños.

Los sentimientos de los seres humanos están basados en la actividad de las células nerviosas o neuronas, y las emociones se caracterizan por la actividad de múltiples áreas cerebrales: neocórtex, tronco cerebral y una región dentro del sistema límbico llamado amígdala. Es en esta zona donde reside nuestro cerebro emocional que es involuntario, inconsciente y automático.

Las emociones no se pueden controlar, surgen como resultado a situaciones que vivimos o presenciamos pero lo que sí es controlable es la conducta que deriva de esas emociones.

La encargada de controlar esa conducta es la corteza prefrontal que recibe los impulsos/emociones del resto del cerebro y gestiona de manera adecuada las ideas y pensamientos.

Esta zona prefrontal comienza su madurez en torno a los 3-4 años momento en el que podemos empezar a enseñar a los más pequeños a reconocer las emociones para con el tiempo convertirse en adultos capaces de gestionarlas.

¿Sabemos hablar de emociones?

Cuando las niñas y niños pequeños empiezan a demostrar las emociones que les suscitan determinadas situaciones es cuando debemos ponerlas en valor transmitiéndoles que son legítimas y que están permitidas.

Por nuestra cultura, sociedad y sistema educativo, los adultos no nos sentimos cómodos hablando de emociones, somos pobres en ese aspecto y nos cuesta más aún dialogar sobre la tristeza infantil o el miedo (emoción que ha mantenido a salvo a la humanidad desencadenando respuestas biológicas de lucha, huida o evitación).

Daniel Goleman, precursor de la inteligencia emocional, podría contestar a esta pregunta diciendo que somos “analfabetos emocionales”. No hemos aprendido a hablar de emociones en nuestra infancia y adolescencia; hacerlo es un proceso largo  y complejo que requiere de consciencia y educación, implicando al entorno directo del niño y dedicándole tiempo.

El conocimiento de las emociones básicas proporciona a los niños el reconocimiento de sí mismos de las emociones que viven y las de los demás a través de los gestos y el lenguaje corporal.

En Psicobil para ello hemos desarrollado sesiones grupales como apoyo a la terapia individual donde trabajamos las habilidades sociales con los niños y adolescentes, las emociones básicas y complejas para su asimilación, reconocimiento y puesta en práctica en entornos  y situaciones sociales conocidos o no. A través de los meses vamos comprobando como con un entrenamiento y actividades guiadas amplían su conocimiento sobre emociones, cómo se pueden identificar, lo que las provoca y cuáles son las respuestas adecuadas.

En consulta y con un aval de 15 años de experiencia sabemos identificar las necesidades de  los niños y qué aspectos trabajar, pero en el ambiente familiar, a veces,  es fácil perderse.

A menudo, son los padres de nuestros pacientes de infanto-juvenil quienes nos piden referencias de apoyo a lo que trabajan sus hijos en consulta, así que os hemos hecho una lista de aquello que, desde casa, os puede ayudar a trabajar con ellos el conocimiento de las emociones y a vosotros mismos para poder hablar de ellas:

  • LIBROS, CUENTOS Y PELÍCULAS

Son una herramienta perfecta, bien elegida la historia transmiten valores positivos y podemos invitarles a la reflexión mediante preguntas: ¿Por qué crees que se siente así?, ¿Cómo crees que lo podría resolver?, ¿Tú qué harías en su lugar?

Además ayudan a identificar las emociones ajenas y trabajar las propias haciendo que los niños mejoren en su capacidad de reconocerlas si hacemos hincapié sobre ellas.

  • MANUALIDADES

Internet está lleno de ideas, realizar un libro de las emociones, caras partidas para hacer un juego de emparejar, recoger piedras y pintar las distintas emociones que conocemos, dibujar sobre caras vacías todas las posibles emociones que hay, hacer un Mr Potato de las emociones…

El abanico es tan amplio que no tenemos excusa para trabajarlas y crear experiencias positivas, divertidas y en familia.

  • JUEGOS

En internet tenemos webs de juegos educativos que nos ayudan en la identificación de emociones pero si la elección queremos hacerla sobre soportes no tecnológicos, podemos usar el juego “Quien es Quien” alterando las reglas del juego hacia las emociones, o elegir como regalos de fechas señaladas (cumpleaños, navidades, etc.) aquellos que contengan mensajes de aprendizaje emocional, de esta forma estaremos implicando también a nuestro entorno más directo.

Cuando a un niño se le acompaña en el descubrimiento de las emociones y su reconocimiento le estamos haciendo reflexionar sobre la emoción vivida y estamos proporcionándole la capacidad de elaborar el pensamiento racional y la elección de la conducta a seguir para dar la mejor respuesta posible, es decir, le dotamos de la capacidad de autorregulación, muy importante en sudesarrollo, además de obtener una serie de habilidades a largo plazo:

  • Resolución de conflictos.
  • Empatía.
  • Resiliencia (aprenden a reponerse ante las adversidades).
  • Toma de decisiones (confían en sí mismos).
  • Buen autoconcepto, autoestima y autoconocimiento.
  • Aceptación de las emociones negativas como parte de sí mismos, como la tristeza, el miedo, la ira.
  • Adaptabilidad y realización personal (se sienten satisfechos de sí mismos y su desarrollo).

Es muy importante, en la educación emocional, proporcionar a los niños emociones positivas que favorezcan el desarrollo de una personalidad optimista, confiada y extrovertida. Adquirir destreza en el manejo de las emociones tanto negativas como positivas les llevará a ser adultos asertivos, empáticos y respetuosos con el resto de la sociedad.

Las emociones determinan nuestra relación con el mundo.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.