OTOÑO Y CAMBIOS DE ÁNIMO

Los cambios de estación tienen un efecto directo sobre nuestro cuerpo y nuestra estado de ánimo.

Con la llegada del otoño, las temperaturas bajan y las horas de luz solar cada vez son más escasas. Las condiciones climáticas tienen un efecto negativo sobre nuestro cuerpo. De hecho, esta época registra un elevado número de personas que deciden buscar ayuda psicológica.

Aparece un bajo estado de ánimo, cansancio, falta de concentración y alteraciones en el sueño. Afecta a las relaciones personales y a la productividad en el trabajo. Si los síntomas empeoran, se acaba produciendo un trastorno afectivo estacional, en el que la persona se vuelve especialmente sensible al otoño, donde su ánimo y su humor cambian, produciendo malestar.

Generalmente las personas que se ven afectadas en su estado del ánimo por causa del otoño, padecen los siguientes síntomas: Apatía, desgano, tristeza,  falta de motivación, perdida de interés, falta de voluntad para realizar las actividades cotidianas y hasta aislamiento social.

Al disminuir las horas de exposición a la luz del sol, nuestro cerebro produce menos serotonina, que es el neurotransmisor encargado de regular nuestro estado de ánimo, la conducta alimenticia o el sueño, entre otras cosas. La llegada del otoño no nos afecta a todos con la misma intensidad.

Hay personas que se muestran más sensibles a estos cambios de estación y por eso desarrollan este trastorno afectivo estacional

El trastorno afectivo estacional, es un síndrome que afecta al estado de ánimo, similar a la depresión, y que oscila con los cambios de estación. Aparece al llegar el otoño y el invierno y desaparece con la llegada de la primavera.

Los síntomas del trastorno afectivo estacional son:

  • Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
  • Irritabilidad.
  • Fatiga y poca energía.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Aumento en la ingesta de carbohidratos.
  • Tristeza.
  • Falta de interés en actividades sociales y de ocio.
  • Pensamientos sobre la muerte.

Si nos estamos sintiendo asi, es recomendable acudir a un profesional que pueda validar este estado animico y nos ayude a poner en marcha estrategias para combatirlo y sentirnos mejor.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA CUIDAR NUESTRO ANIMO EN OTOÑO?

-Cuidar el descanso: Con el aumento de la melatonina, el cuerpo tiene menos energía. Es importante adaptar nuestras horas de sueño y descanso a este hecho .

-Cuidar la alimentación: La comida está directamente relacionada con nuestro estado físico. Alimentos ricos en vitamina B, frutas y verduras de temporada y una fuente de proteínas te ayudarán a aliviar los efectos del otoño.

-Mantener la actividad fisica: procura dar paseos o realizar gestiones en las horas del día con más luz solar. Haz también ejercicio al aire libre, verás cómo mejora tu estado de ánimo y energía.

-Cambia los planes de ocio: Es una época en la que podemos aprovechar para hacer excursiones, visitar museos o redescubrir la ciudad.
En casa puedes aprovechar, para retomar la lectura, escuchar música o pintar. El mantenerte en contacto con los amigos y salir de casa, te ayudará a elevar el estado de ánimo.

¡CUIDATE Y DISFRUTA DE ESTA EPOCA DEL AÑO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.