NUESTRA AUTOESTIMA

¿Cuantas veces nos hemos parado a pensar en cómo nos tratamos a nosotros mismos?

La respuesta es fácil, muy pocas.

La mayor parte del tiempo estamos pensando en cómo tratar a los demás para resultar personas interesantes en vez de intentar ser nosotros mismos, pensando que siéndolo no vamos a gustar. Quizás ese es el gran problema de nuestra autoestima, que empieza por el auto-concepto y no es lo más común encontrar personas que tengan un concepto positivo y fuerte de si mimos.

Si preguntamos a nuestro alrededor veremos que la idea más extendida es que durante la adolescencia no sabemos ni quiénes somos y ni mucho menos pensamos de nosotros mismos cosas positivas, y en Psicobil es lo que a veces nos encontramos tanto en la terapia infanto-juvenil como en la de adultos.

La paradoja es que en estudios recientes se está observando que lo que creíamos sobre la autoestima y la adolescencia, época en la que pensábamos que el auto-concepto y el conocimiento de nosotros mismos es más bajo, está resultando ser erróneo.

Según la revista Psychological Bulletin la autoestima «sufre cambios sistemáticos a lo largo de la vida» siendo entre los 4 y los 11 años la época de formación de la autoestima y la adolescencia una etapa de estabilización hasta los 15 años volviendo a crecer a partir de esa edad y hasta aproximadamente los 60 años, momento en el que los cambios que se sufren a nivel social y físico pueden llevarnos a entrar en una espiral de bajo auto-concepto.

Con estos datos en la mano nos quedan claras varias cosas:

  • La autoestima es un “ente vivo”, que se modifica con nuestro crecimiento y nuestras circunstancias y que debemos atender de forma adecuada en cada momento vital para que no se rompa.
  • Que si es en la infancia cuando se forja y va creciendo, puede que sea el momento oportuno de dotar a los niños de todas las armas necesarias para su construcción.
  • Que tenemos que atender a múltiples factores para mantener un buen concepto de nosotros mismos: edad, momento vital, situación laboral, etc., intentando no caer en ideas negativas sobre nosotros mismos como: «ya no sirvo para nada, con esta edad no puedo hacer tal o cual cosa» (sirve tanto para adolescentes como para personas que entran en edades avanzadas)-

Pero ¿cuál es la clave que podría aunar todo en un solo punto?

SIEMPRE HAY QUE PENSAR QUE NOS MERECEMOS LO QUE TENEMOS DE POSITIVO EN NUESTRA VIDA

pero sobre todo

MERECEMOS TRATARNOS A NOSOTROS MISMOS CON AFECTO

Es importante ser conscientes de que tenemos que querernos, cuidarnos, perdonarnos, valorarnos independientemente de lo que piensen los demás o del concepto que arrastremos de nosotros mismos.

Si nuestro auto-concepto es negativo veremos siempre el vaso medio vacío a pesar de tener cosas maravillosas en nuestra vida y siempre existen esas cosas porque llegan a nosotros a través de nuestros logros familiares, sociales, laborales etc. Aun así, existen fórmulas para reconducir nuestra mente hacia un concepto propio que genere bienestar.

En Psicobil trabajamos con la terapia conductual que consigue que nuestros pacientes reconduzcan su autoestima además de cualquier aspecto que precise ser tratado consiguiendo resultados permanentes en el tiempo.

Poe lo tanto es necesario cuidar mucho nuestra imagen mental sobre nosotros mismos, tanto como lo es querernos.

para ello:

-háblate con cariño (mensajes positivos y motivacionales)

-recuérdate todo lo que has conseguido (en el pasado y en este momento presente)

-prémiate de vez en cuando (date un capricho, dedíca un rato a lo que más te guste…)

¡PRUEBA Y CUÉNTANOS CÓMO TE SIENTES, VERÁS LA DIFERENCIA!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.