NAVIDAD+CORONAVIRUS+EMOCIONES

Queda menos de una semana para el comienzo del periodo navideño, que este año va a ser muy diferente a lo acostumbrado.

NAVIDADES:

Hay quien las ama y hay quien las odia, pero estés en el grupo en el que estrés no cabe duda que estas van a ser las Navidades más raras que hemos vivido nunca. De hecho, es posible que hasta eches de menos ir a cenar a casa de tu suegr@/cuñad@/prim@. La “nueva normalidad” nos ha provocado que estas navidades vayan a ser inusuales y muy raras.

La falta de ilusión y el desánimo ante unas navidades con COVID son muy notables entre gran parte de la población.

Esta incertidumbre y expectativas negativas, generan: desánimo, tristeza y frustración entre la población que puede desencadenar, si no se trabaja, en un estado bajo de ánimo e incluso síntomas de depresión.

Es normal el malestar en esta época del año y por ello, creemos que debemos permitirnoslo a nosotros mismos: sentir múltiples sentimientos, vivir el momento con tristeza sabiendo que es parte del camino para sobrellevarlas mejor.

PREPARAR LA MENTE:

  • Se trata de mentalizarnos de que no van a ser unas Navidades al uso, sino que serán muy diferentes de las que hemos vivido hasta ahora. Vamos a tener que lidiar con la pandemia, Y también con todos los aspectos emocionales que se derivarán de las situaciones que se van a producir. Vamos a tener que aceptar y poner en funcionamiento las nuevas formas de interrelacionarnos que ya hemos aprendido durante estos meses, como son los encuentros de una forma virtual, a través de las redes sociales.
  • Además, desdramatizar nos ayudará. Está claro que es una situación triste, pero tenemos que pensar que no va a ser eterna. Hay que evitar los pensamientos tremendistas, que nos alejan de la realidad, siendo cuidadosos y responsables.

TRABAJAR EL PENSAMIENTO POSITIVO, NOS AYUDARÁ

Así, podremos evitar la frustración y el desánimo, y podamos sentir antes unas navidades con COVID, para ello:

1-Acepta la situación y adáptate a ella

Lo primero que debes hacer es aceptar que este año la Navidad va a ser diferente.

Cuanto antes te hagas a la idea, antes podrás empezar a amoldarte a la realidad y buscar otras opciones para lograr que estas fechas sigan siendo especiales.

Ten presente que esta situación, por desagradable que te parezca, también pasará y está en nuestras manos sacarle el máximo partido.

2-Anticípate a los acontecimientos

Hay pequeñas cosas que puedes seguir haciendo.

Ahora es el momento de planificar con tiempo y poco a poco qué actividades puedes hacer.

Conviene que planees un plan A y un plan B. De esa forma, podrás encontrar muchas opciones que te motivarán a estar activo y hacer cosas en cualquiera de las situaciones posibles.

Lo esencial es que sigas buscando formas diferentes de celebrar estas fiestas con la máxima seguridad y siguiendo las normativas establecidas para evitar la propagación de la pandemia.

3-Dedica tiempo a la relajación

Comienza y termina tu día con unos minutos dedicados a la respiración y relajación muscular. Esto te servirá para eliminar el estrés del día y sentirte en calma y equilibrio, contribuyendo a tu bienestar físico y emocional.

4-Practica deporte

La práctica del ejercicio físico lleva implícita una mejora de la salud física y mental. No solo te ayuda a aumentar las defensas del organismo mejorando tu sistema inmunológico, sino que además la práctica del ejercicio físico funciona para nuestra mente como un antidepresivo.

El ejercicio genera altos niveles de serotonina, lo cual te ayuda a estar más positivo. Pero, además, estimula el estado de ánimo y mejora la autoestima. De esta manera te resultará más sencillo combatir la ansiedad, el estrés y el desánimo ante unas navidades con COVID.

5-Ordena tu casa y tu vida

¿Sabías que para muchas personas ordenar la casa supone transformar su vida? Puede parecer una simpleza, pero si aprovechas parte de tu tiempo en casa para liberarte de trastos y recuerdos, te vas a sentir más seguro y motivado. Puede que te dé pereza o que sufras al desprenderte de tus viejos zapatos de fiesta o de los juguetes de cuando tus hijos eran pequeños, pero es la mejor forma de eliminar aquello que te causa nostalgia y pena para quedarte con las cosas que te inspiran alegría y que realmente necesitas para ser feliz.

6-Ahonda en el verdadero significado de la Navidad.

Posiblemente estas navidades tengamos que celebrarlas con la familia más íntima y reducida, pero esto no tiene por qué ser negativo. Al contrario. Esta situación, como ya ocurrió con el confinamiento de marzo, te da la oportunidad de reforzar tus lazos familiares y compartir tus deseos de armonía y cuidado con tus allegados, evitando reuniones innecesarias que se hacen muchas veces por compromiso.

7-No pierdas la ilusión en las navidades

Intenta fomentar tu ilusión por las navidades, aunque sea decorando la casa. Es importante que puedas ilusionarte con la idea de pasar unas navidades de otra manera, con otros conceptos y con alternativas a lo que estamos acostumbrados.

Inunda tu casa de navidad con la decoración, pero también elaborando recetas especiales en familia o cantando villancicos. Bailar y cantar en casa son planes ideales porque la música también ayuda a mejorar las emociones, ya que propicia la segregación de oxitocinas y endorfinas que nos hacen sentir mejor.

8- Sobre todo, esfuérzate

A pesar de que no te apetezca, de que notes que te cuesta y que vas un poco forzado, es importante que te esfuerces en actuar y llevar a cabo las cosas que te propones. Después de actuar lo verás todo distinto, estarás más animado y te sentirás mejor contigo mismo.

Los dias previos son el mejor momento para que empieces a organizar tus planes navideños. Evita caer en esa tendencia de apatía que, con los días fríos y cortos, se agudiza y no apetece hacer nada. Si empiezas a quedarte en casa y dejas de relacionarte, estarás creando unas dinámicas que, mantenidas en el tiempo, contribuyen a la aparición de un episodio depresivo.

ACTITUD

Lo que ocurrirá en estas próximas semanas festivas, no está en nuestras manos, pero sí la actitud con la que nos enfrentemos a lo que pueda pasar.

Aunque podamos ir olvidándonos de grandes banquetes, de cotillones y de cualquier iniciativa que conlleve aglomeraciones como las cabalgatas, los espectáculos o los mercados navideños, al menos del modo en que los conocíamos hasta ahora, nadie dice que tengamos que renunciar a este periodo del año tan especial.

Prepararnos para celebraciones más íntimas sin renunciar a su esencia.

Quizá las calles carezcan del alegre y bullicioso ambiente tan característico de esta época, pero el espíritu navideño puede y debe inundar el hogar, siendo el mejor momento para poner en marcha múltiples iniciativas como decorar juntos las distintas estancias, elaborar recetas especiales o cantar villancicos.

En definitiva, hacer que esta Navidad del coronavirus sea más Navidad. ¿TE UNES?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *