MI PAREJA YA NO ME ATRAE: ¿recuperamos la pasión?

La vida en pareja no siempre es fácil.

La convivencia, las pequeñas desavenencias, no siempre tener ganas de hablar… son muchas las cosas que poco a poco pueden ir desgastando una relación, y una de las más dañinas es la pérdida de la libido.

¿POR QUÉ PERDEMOS LA PASIÓN?

Esto puede tener infinidad de causas, muchas veces ajenas a la vida sexual de una pareja. Algunas de las razones por las que una pareja puede experimentar esta falta de deseo sexual serian: el cuidado de la relación, si esta no se centra en la comunicación, confianza y el respeto mutuo, puede disminuir fácilmente. Otra razón puede ser el exceso de trabajo, ya que el estrés y las preocupaciones constantes del día a día pueden ocasionarlo.

Las tareas en el hogar pueden jugar asimismo un papel importante: si no se reparten y todo recae encima de una persona, puede que llegue a un punto en el que genere un gran malestar y rechazo hacia su pareja, debido a la poca empatía y valoración.

Un trabajo de dos

También la parte fisiológica juega un papel muy importante. Si se sufre algun sintoma fisico a causa de algún desajuste hormonal, puede influir en la pérdida de la libido. Otro factor que puede afectar puede ser la toma de anticonceptivos hormonales, ya que pueden ser negativos a nivel de deseo, al bloquear el funcionamiento normal del cuerpo.

Además, la falta de concentración en los momentos de intimidad es otra de las causas. Si se está pensado en qué se tiene que hacer después, en el trabajo o en «cuando va a tardar», se pierde la conexión y el foco con la pareja. Hay que tratar de centrarse en el momento presente, de disfrutar y dejar fluir, sin estar pendientes del reloj ni de los problemas o situaciones ajenas.

Por otro lado, hay estudios que ponen de manifiesto que, las personas que duermen bien o durante más horas, suelen tener más ganas de relaciones «al estar más relajados, tranquilos y en buen estado físico».

El cuidado del cuerpo

Nuestro aspecto físico juega un papel muy importante en el descuido de las relaciones de una pareja. El cambio físico con el paso de los años no tiene por qué influir, sino que lo que tiene relevancia es lo que cada uno haga de sí mismo y de la propia relación.

¿Qué es exactamente la pasión?

Entendemos por pasión un sentimiento que nos lleva a sentirnos atraídos y excitados frente a una persona. En general, se considera como uno de los tres componentes fundamentales de las relaciones. En la teoría triangular de Sternberg, sentir pasión por nuestra pareja es un requisito indispensable para desarrollar amor completo.

La falta de pasión en la pareja es uno de los problemas que más insatisfacción causa en el mundo de las relaciones. Encontrar a alguien con quien estar puede ser difícil, pero lo es mucho más conseguir mantener una relación sana y duradera.

Cómo recuperar la pasión

¿Y qué debe hacer una pareja si ha llegado al punto en el que tiene una falta de deseo sexual? Vamos a hablar de unas cuantas claves:

– Es importante evaluar el punto en el que se encuentra la relación de pareja, ya que hay algunas que preferirán dejarlo y comenzar un camino nuevo sin arrastrar tantos problemas.

– Hay si hay un compromiso real y grande por ambas partes. No solo hay que evaluar en qué punto se encuentran ambos en conjunto, sino también por separado.

– Se debe comenzar a cambiar actitudes, comportamientos o hábitos que se han arraigado a lo largo del tiempo y molestan al otro. Por ejemplo, las tareas del hogar o ser detallista. «Es cierto que no se tiene que cambiar, pero sí hay que adaptarse para que la relación prospere».

– Hay que trabajar en la mejora de la comunicación asertiva. ¿Qué quiere decir? La comunicación diaria sin malas palabras ni gritos. «Tomarse un ratito el uno para el otro, dedicarse tiempo».

– Por último, es importante recuperar la pasión realizando actividades que antes producía felicidad. Por ejemplo, una escapada de fin de semana a solas, un hobby juntos, una película, el teatro…

Además: sorprender a la pareja, dedicarle un tiempo exclusivo, cambiar los roles y poner creatividad en los momentos de intimidad, pueden ayudar a reavivar la atracción y la pasión.

Lo fundamental es que las partes implicadas quieran mejorar, no una sola. Si ambos quieren y están dispuestos a evolucionar será mucho más sencillo, y posible esa reconexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.