LA GENTE TÓXICA

¿Quién no ha tenido un jefe cínico, un compañero de trabajo que critica por envidia, o un cuñado que no para de decirnos lo que tenemos que hacer? ¿Un supuesto amigo que te ha mentido para salir beneficiado en alguna situación sin importarle cómo te ha afectado a ti? ¿Un familiar que te haya hecho daño?

DEFINICIÓN DE LAS PERSONAS TÓXICAS

Son personas que no han madurado emocionalmente, gente profundamente insegura y egoísta que necesitan estar cerca de alguien (su víctima) para entablar una relación absorbente que les permita descargar sus frustraciones. Así convierten a su víctima en una terapia barata particular, invadiendo sus límites y centradas en fijarse en sus defectos y en la parte negativa de las cosas para compensar sus carencias e inseguridades y así sentirse mejor consigo mismas, sin aportar casi nada positivo a la relación. Por eso las personas tóxicas acaban por molestar a menudo a su víctima, que termina experimentando emociones negativas y agotamiento, sintiendo que se consume su energía y alegría. Cuando después de estar con alguien nos sentimos estresados, frustrados o sentimos alivio cuando nos quedamos solos, estamos ante una persona tóxica para nosotros.

De vez en cuando hacen cosas por su víctima, pequeños favores que esconden un interés personal y que suelen cobrar en algún momento futuro (“yo te hice este favor, ahora te toca a ti”). Son personas asfixiantes que presionan a su víctima para que haga cosas que no le apetece, sobrepasan continuamente sus límites para comprobar hasta dónde pueden llegar y esperan que esa persona esté siempre dispuesta a ayudarles en todo lo que necesiten. Casi nunca asumen su responsabilidad y culpan de todo a su víctima o a circunstancias externas. Desahogan su frustración, tristeza y pesimismo en la primera presa accesible que encuentran, sembrando dudas sobre sus aptitudes e incapaces de apreciar sus logros, emitiendo juicios con insistencia y desdeñando los sentimientos de su víctima sin escucharla ni ofrecerla apoyo emocional.

Es conveniente saber identificar a las personas tóxicas y advertir sus artimañas para poder desactivarlas antes de que logren su objetivo.

Existen diferentes señales para detectar una personalidad tóxica. Son las siguientes:

  • Te hace perder los papeles
  • Su presencia tiene un fuerte impacto negativo en tu autoestima
  • Te culpa a ti cuando él es el culpable
  • Sientes miedo y malestar cuando tienes que estar con él
  • No puedes estar relajado y calmado en su presencia
  • Estás a la defensiva cuando se acerca, tienes miedo

Cómo afectan las personas tóxicas a nuestro cerebro

En distintas investigaciones se referencia que la exposición a los estímulos que causan fuertes emociones negativas (como este tipo de individuos) provoca que los sujetos tengan una respuesta masiva al estrés, y este estrés es dañino para nuestro órgano pensante.

Solo unos días de exposición al estímulo estresante compromete la eficacia de las neuronas en el hipocampo, una importante área del cerebro responsable de razonamiento y memoria. Una semanas de exposición causan daño reversible a las células cerebrales, y los meses de estrés pueden destruirlas permanentemente. Como ves, las personas tóxicas no sólo te hacen sentir triste o ansioso, sino que puede dejar consecuencias negativas a largo plazo.

Tipos y perfiles de la gente tóxica

Los victimistas, que responsabilizan de todo lo que les ocurre a los demás, contagiando el sentimiento de culpa a través del chantaje emocional.

Los que critican y descalifican cualquier actuación o idea que tenga su víctima, creando un sentimiento de inutilidad y debilitando su autoestima.

Los agresivos verbalmente, intentando provocar inseguridad en su víctima para hacerla débil, humillándola y faltándole al respeto.

Los manipuladores, los que siempre están engañando en beneficio propio.

Los cotillas, que propagan rumores negativos sobre personas ausentes (las personas que critican a otras que no están presentes no son fiables).

El narcisista, el que se cree perfecto y no soporta que le lleven la contraria, el que siempre da lecciones sobre cómo se tienen que hacer las cosas y se cree con derecho a descalificar y menospreciar al que contradiga sus decisiones o creencias.

Lidiar con personas tóxicas puede ser inevitable en determinados contextos. Pero lo que sí podemos controlar es la forma en que hacemos frente a sus comportamientos.

MANEJO DE LAS PERSONAS TÓXICAS

La forma en la que manejan las personas inteligentes a las personas tóxicas dice mucho de sus habilidades psicológicas. No se dejan avasallar, saben poner límites y son conscientes del impacto que esas dinámicas desgastantes tienen en la propia salud. Así, uno de los mejores regalos que podemos hacernos es aprender a neutralizar y gestionar todas las estrategias que aplica este tipo de perfil.

  • Una vez identificada la toxicidad de la relación se recomienda cortarla de la mejor manera posible, hablando sobre lo que nos molesta de esa relación de forma abierta y asertiva, marcando nuestros límites.
  • Y si no se puede por las buenas no dudar en alejarnos de su círculo de influencia sin dar ninguna explicación. Estas personas sólo intoxican a quien pueden, no a quien quieren.
  • Además se les puede desarmar negándoles el acceso a nuestra intimidad, sin hacer caso de sus comportamientos, sin darles importancia, sin entrar en su juego.
  • Y después, para cerrar el pasado y que no nos intoxique su recuerdo, lo mejor es tomar conciencia de que detrás de esas conductas suelen esconderse miedos, frustraciones o vivencias infantiles que han dificultado un desarrollo óptimo de la persona.
  • En ese momento, reajustamos la relación en nuestra mente de forma racional, y tenemos más capacidad para almacenarla en el pasado y continuar sin esa persona en nuestra vida y sin su malestar.

Lo importante es darnos cuenta y poder manejarlo.

“SIN TI, SOY YO”

Anónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *