EMOCIONES y MUSICA: ¿musicoterapia?

La música tiene mucho que aportar a nuestra calidad de vida.

La música es una de las formas de arte más fáciles de utilizar, podría decirse que es la expresión artística que más moviliza nuestro ser interior o acaso ¿quién no ha empezado a mover el pie con un ritmo “pegajoso”? ¿Quién no bailó alguna vez en su vida? ¿Quién no recordó momentos o imaginó mundos surreales escuchando una canción? La música suele motivarnos (“Eye Of The Tiger” de Survivor, reconocida por la película Rocky), celebramos con ella (“We Are The Champions” de Queen), acompañarnos en nuestros momentos más importantes (el Vals de los Novios de Strauss) y así podemos seguir con más ejemplos, porque tal es la importancia de la música en nuestras vidas.

La música afecta al cerebro y también al cuerpo, ya que activa ciertas áreas cerebrales relacionadas con el humor y el estado de ánimo.

La música nos acompaña en todo momento, nos levanta el ánimo y nos reafirma lo tristes que nos sentimos. La música une la diversidad y nos ayuda. Y es de esta ayuda de donde nace la musicoterapia, disciplina terapéutica que utiliza la música y sus elementos –armonía, melodía y ritmo– para trabajar aspectos congnitivos, sociales, funcionales de la salud de las personas o psicomotrices.

DEFINICIÓN Y SIGNIFICADO

La musicoterapia es el uso de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) para intervenir en el tratamiento de una persona o grupo, en un proceso creado para facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes y que tiene como finalidad una mejora de la calidad de vida, tanto emocional como física.

National Association for Music Therapy definió en 1980 la musicoterapia como “la utilización de la música para conseguir objetivos terapéuticos: la restauración, mantenimiento y mejora de la salud mental y física. Es la aplicación sistemática de la música, dirigida por un musicoterapeuta en un contexto terapéutico, a fin de facilitar cambios en la conducta. Estos cambios ayudan a que el individuo en terapia se entienda mejor a sí mismo y a su propio mundo, llegando así a adaptarse mejor a la sociedad. Como miembro de un equipo terapéutico, el musicoterapeuta profesional participa en el análisis de los problemas individuales y en la selección de objetivos generales de tratamiento antes de planificar y dirigir actividades musicales. Se realizan evaluaciones periódicas para determinar los procedimientos empleados”.

La música es una experiencia sensorial que puede activar todas las áreas cerebrales simultáneamente. Por tanto, es útil en terapia porque dispara el funcionamiento del cerebro en el sentido emocional, cognitivo y físico. Con las nuevas investigaciones que surgen sobre la Musicoterapia, se ha demostrado que es útil tanto en rehabilitación, educación y en programas para la mejora del bienestar.

Este tipo de terapia es efectiva para tratar ciertos trastornos o mejorar la calidad de vida del paciente, y actúa de dos maneras: activa (tocar instrumentos, cantar, interpretar la música) y receptiva (usar la música para inducir estados de relajación).

BENEFICIOS DE LA MUSICOTERAPIA

  • Ayuda a establecer así como mejorar la comunicación verbal y no verbal entre personas,  ya que la música es un tipo de lenguaje. 
  • En la ayuda psicológica a adolescentes es muy útil, debido a que estos son especialmente receptivos a la música y mediante ésta se puede llegar fácilmente a ellos.
  • Ha sido documentado que en personas con alguna discapacidad  es muy beneficiosa. Especialmente en niños o personas que no pueden hablar, o tienen una movilidad reducida, ya que ayuda a mantener la movilidad y el tono muscular adecuado.
  • Mejora el aprendizaje, a la orientación en la realidad, mantiene las capacidades de atención y concentración activas.
  • Promueve la relajación y disminuye los niveles de ansiedad. 
  • Estimula la comunicación y la interacción social. Es muy recomendable en personas con problemas en las relaciones sociales o en autistas. La música reduce y previene el aislamiento y mejora la autoestima. 
  • Facilita espacios de reflexión sobre temas importantes y trascendentales en la vida.

La musicoterapia puede motivar el desarrollo de la autoestima con técnicas que  provocan sentimientos de autorrealización, seguridad en sí mismo y autosatisfacción .

El bienestar emocional, la salud física, la interacción social, las habilidades comunicacionales y la capacidad cognitiva son evaluados y considerados a través de procedimientos específicos, como la improvisación musical, la imaginería musical receptiva, la creación clínica de canciones y la técnica vocal terapéutica, entre otros. En ese proceso, el musicoterapeuta promueve y registra cambios expresivos, receptivos y relacionales que dan cuenta de la evolución del tratamiento. En las sesiones de musicoterapia, se emplean instrumentos musicales, música editada, grabaciones, sonidos corporales, la voz y otros materiales sonoros.

MUSICA Y EMOCIONES

Todos sabemos, que si estamos tristes y decaídos, lo mejor sería escuchar música movida o canciones con una letra positiva, que incite a animarse. Pero a pesar de que esto parece ser algo obvio, muchas personas caen en la tentación de escuchar canciones dramáticas, tristes y negativas.

¿Por qué pasa esto? La psicología de la música dice porque nos dejamos llevar por el subconsciente. Cuando estamos tristes, la mente quiere más dosis de pesimismo, te pide música acorde a cómo te sientes. No activamos la razón y nos dejamos llevar por lo que nos pide el cuerpo.

Según la psicología de la música, cuando estamos contentos ya de manera natural nos saldrá escuchar música movida, animada y positiva. Aquí el subconsciente ya nos lleva a hacerlo sin necesidad de tener que activar la razón.

Lo que nos provocará esta escucha, será que podamos mantener, incluso aumentar la alegría y motivación que tenemos. También puede suceder, que al sentirnos bien, nuestra razón nos diga que al estar contentos no pasará nada si escuchamos canciones tristes.

Si las cosas nos van bien y estamos contentos, no pasa nada porque se escuchemos canciones tristes. No pasa nada, siempre y cuando se haga con moderación y acabemos siempre escuchando como toque final, algo más activador y esperanzador.

Una canción triste y negativa, siempre nos disminuirá la alegría y motivación.

¿QUÉ NOS PASA EN LA MENTE CUANDO OIMOS MUSICA?

Cuando las ondas de la música penetran en nuestros oídos, automáticamente el cerebro responde dependiendo del sonido. Si es movido todos hemos experimentado esa sensación de necesidad de mover el cuerpo, de adaptar los movimientos al ritmo que oímos. Nos activamos y aumenta el ánimo.

Igual pasa con la música relajante, clásica. Entra en nuestros oídos y el cerebro experimenta paz, relajación, sedación, desactivación, siempre y cuando seamos capaces de centrarnos exclusivamente en lo que estamos escuchando.

RAZONES POR LAS QUE UTILIZAR LA MUSICA

  • La música es una función básica de nuestro cerebro. Ya en edades tempranas las madres suelen calmar a sus hijos con “nanas” (canciones de cuna). Esto demuestra que el cerebro de los niños pequeños ya tolera muy bien la música y sus beneficios.
  • La música entretiene a nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo se entretiene con la música de manera natural, y es fácil realizar movimientos rítmicos. Cuando escuchamos música, entra en nuestro cerebro para procesarla, pero también tiene un efecto en nuestro sistema motor. Por eso los musicoterapeutas utilizan esta herramienta para ayudar a las personas que han tenido un infarto cerebral a recuperar la movilidad.
  • Tenemos reacciones fisiológicas cuando escuchamos música. Cada vez que se acelera la respiración, la tasa cardíaca aumenta y uno siente que la música recorre la espina dorsal. La Musicoterapia puede ayudar a estimular a una persona que está en coma o puede ayudar a una persona consciente a relajarse.
  • Los bebés y los niños responden a la música. Cualquier padre sabrá que ya en edades tempranas es natural que los niños y los bebés respondan a estímulos musicales. Desde pequeños bailan y disfrutan de los sonidos musicales. Por otro lado, los niños aprenden fácilmente a través del arte y la música, por lo que es una gran herramienta educativa.
  • La música penetra hasta las emociones. Ya que la música estimula la amígdala, puede hacerte sentir triste, feliz, energético, motivado, etcétera. La manera como la música accede a las emociones es muy útil para los musicoterapeutas.
  • La música ayuda a mejorar el aprendizaje. Muchos profesores de infantil utilizan métodos como el de aprender el abecedario o los colores a través de canciones. La música es efectiva para memorizar y para evocar recuerdos pasados.
  • La Musicoterapia es una terapia no invasiva y motivante. A todos nos gusta la música, y esta es una de las razones más importantes de porque la Musicoterapia funciona.

En consulta, a lo largo de la terapia con pacientes, vemos como en muchos casos las personas eligen como actividad placentera escuchar música. Los beneficios de desconexión y reconexión (con recuerdos positivos de su memoria emocional) hacen que se les genera un gran bienestar.

EFECTOS DE LA MUSICA EN LA VIDA

Hay estudios que indican la música puede tener profundos efectos físicos y psicológicos en personas, os nombramos algunos de los más reconocidos:

MÚSICA, INTELIGENCIA Y APRENDIZAJE

De acuerdo a la Asociación de Ciencias Psicológicas, los resultados de los tests de inteligencia aumentaron en los niños que tomaron lecciones de teclado o canto, en otro estudio, chicos de entre seis y quince años que tomaron lecciones de música obtuvieron valores más altos en tests de memoria verbal que un grupo control de estudiantes sin entrenamiento musical.

MÚSICA Y VIOLENCIA

En un estudio con estudiantes universitarios, los participantes escucharon siete canciones que tenían letras violentas, mientras que un grupo control escuchó siete canciones del mismo artista pero sin letras violentas. Después de eso, cuando se les pidió clasificar palabras como violentas y no violentas, aquellos que habían escuchado letras violentas fueron más propensos a atribuirle significados violentos a palabras como “roca” y “palo”. La Sociedad Psicológica Americana también publicó un reporte estableciendo que las investigaciones han probado definitivamente la relación entre la violencia juvenil y la violencia en los medios, incluida la música.

MÚSICA Y SUICIDIO

En una publicación extranjera, el profesor de sociología James Gundlach descubrió altas tasas de suicidio entre aquellos que escuchaban música country, sin embargo, Gundlach remarca que esta relación con el suicidio ocurría sólo con la música country de antaño, la cual, según él cree, no tiene un ritmo tan rápido como el actual.

MUSICOTERAPIA Y AUTISMO

La musicoterapia es de particular ayuda para estudiantes autistas que tienen dificultades para interactuar con sus compañeros de clase y profesores, volviéndose agitados en ambientes ruidosos y cambiantes. Los estudiantes autistas responden muy bien a la musicoterapia, la que puede utilizarse para ayudarles a mantener la calma bajo estrés y socializar de manera más efectiva, además de esto, muchos niños autistas tienen habilidades musicales espectaculares.

MÚSICA Y REDUCCIÓN DEL DOLOR

Investigadores han descubierto que algunos pacientes que escuchaban arpa, piano, sintetizador, orquesta o jazz lento experimentaron menos dolor post-quirúrgico que aquellos que no.

Otras personas han dirigido experimentos similares y algunos anuncian haber alcanzado resultados similares, no obstante, Retallack ha sido criticada por usar métodos no cientificos en sus experimentos.

La investigación sobre música es un área muy poco explorada y estimada, pero sus descubrimientos son sumamente ricos para nuestro quehacer profesional y para la vida humana en general, hablamos de aquello que nos moviliza a todos, esa música que está constantemente sonando en nuestras cabezas con cada ritmo aleatorio que escuchamos en la calle y en nuestros recuerdos de momentos, peliculas, sentimientos, etc.

Ya lo compuso Alejandro Sanz es una de sus canciones, La música no se toca: “Pasaran los tiempos, las guerras, los besos, los misterios, los siglos…pasaremos todos y quedará la musica”.

¡Sigamos disfrutando y emocionandonos con ella!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *