AGOTAMIENTO MENTAL: tensión y dolores de cabeza

La fatiga mental y emocional es un estado de agotamiento físico y psicológico crónico, resultado de un exceso de exigencias personales y un estrés mental continuado.

Es la sensación de estar emocionalmente exhaustos y agotados por las situaciones que nos rodean.

Suele ser el resultado de una sobrecarga de sucesos estresantes tales como la ruptura de una relación, la muerte de un ser querido o una búsqueda de empleo sin éxito. E

ste tipo de fatiga afecta a muchas personas, aunque es más común y frecuente en las mujeres, haciéndolas más susceptibles a padecer trastornos de ansiedad, la depresión y, en algunos casos, suicidio.

SIGNOS MÁS COMUNES DE LA FATIGA MENTAL Y EMOCIONAL

  • Trastornos del sueño
  • Nerviosismo
  • Sensación de agotamiento físico y mental
  • Angustia
  • Impotencia
  • Dolor de cabeza y muscular
  • Problemas digestivos (diarreas y náuseas)
  • Palpitaciones
  • Aislamiento
  • Dificultad para concentrarse
  • Aumento de la dependencia al alcohol o las drogas
  • Desmotivación

FATIGA MENTAL Y TRABAJO (PRINCIPAL DESENCADENTANTE)

La fatiga mental suele asociarse al trabajo, puesto que muchos fenómenos relacionado con este campo pueden provocarlo. Las causas más habituales de cansancio mental son:

  • Exceso de carga mental: las tareas excesivas requieren que el nivel de atención y concentración sea demasiado alto pueden causar la aparición de este fenómeno. El problema principal se encuentra en la duración de esta situación, que acaba por agotar los recursos de la persona.
  • Factores de la organización: el clima laboral, los compañeros de trabajo o los estilos de liderazgo de los jefes también pueden provocar cansancio mental.
  • Los recursos de cada persona: algunas personas toleran mejor las situaciones estresantes que otras.
  • Estrés y ansiedad: el cansancio mental también puede aparecer en situaciones de estrés (por ejemplo, estrés post traumático o estrés laboral) o ansiedad prolongada.
  • Trabajos muy mentales: aquellos trabajos con poca implicación física son más propensos a provocar fatiga mental.
  • Depresión: los síntomas de este trastorno incluyen esta forma de fatiga.

CUANDO ESE AGOTAMIENTO, SE REFLEJA EN NUESTRO CUERPO: LA CABEZA

“Es normal tener dolores de cabeza. Hay que aguantarse. Te tomas algún calmante y se te pasa.”

Quizá, las palabras anteriores te suenen familiares. En muchas ocasiones, cuando tenemos dolores de cabeza, nuestro entorno nos recomienda alivios rápidos. Pero, si sufres dolores fuertes, sabes que el alivio es muy temporal y que pronto, te vuelve el dolor de cabeza.

Las tensiones, el estrés, los hábitos de vida pueden causar dolores de muchos tipos.

La cefalea tensional o cefalea de tensión es el dolor o molestia en la cabeza, cuero cabelludo o cuello, que a menudo está asociado a la tensión que existe en los músculos de estas zonas (contracciones musculares).

Se trata de un dolor opresivo, de intensidad leve o moderada, y que interfiere mucho en la vida de quien lo sufre. Generalmente se presenta de forma intermitente y provoca dolor y angustia. La cefalea tensional es primaria, es decir, no está causada por otra enfermedad y puede aparecer a cualquier edad, aun que es más común en adultos y adultos jóvenes. Las personas con cefalea tensional suelen sentirse muy sensibles a la luz y el sonido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la prevalencia mundial de la cefalea (al menos una vez en el último año) en los adultos es de aproximadamente el 50%.

Tipos de cefaleas tensionales

Según su patrón de aparición:

  • Cefalea tensional episódica infrecuente: Menos de un día de cefalea al mes
  • Cefalea tensional frecuente: Hasta 15 días por mes durante 3 meses
  • Cefalea tensional crónica: Más de 15 días de dolor por mes durante al menos 3 meses

Causas de la cefalea tensional: Somatización

Si bien es cierto que la cefalea tensional puede estar causada por posturas erróneas, en este artículo nos vamos a centrar en aquellos casos en los que la cefalea tensional se asocia al estrés, el malestar psíquico y sus consecuencias físicas. Algunas de las alteraciones psicológicas que provocan la cefalea son:

  • Apretar la mandíbula: La tensión psíquica la traduzco en tensión en mi mandíbula
  • Dormir poco o mal
  • Sufrir ansiedad
  • Sufrir estrés
  • Sufrir depresión

La somatización o el Trastorno de somatización aparece cuando existe una queja física que no tiene un origen físico identificable.

Qué es el dolor de cabeza tensional

Un dolor de cabeza es un tipo de dolor que se suele notar por encima de las orejas o en la parte posterior del cuello.

Podemos dividir los dolores de cabeza en primarios y secundarios. Los primarios no se relacionan con otras enfermedades. Ejemplos de éstos son la migraña, los dolores de cabeza tensionales y las cefaleas. Los secundarios sí están causados por otras enfermedades , ya sean menores o más graves. Por ejemplo, algunos dolores tienen su origen en enfermedades como la meningitis o hemorragias.

Según el caso, afecta más a mujeres que hombres o viceversa. Por ejemplo, los dolores de cabeza tensionales afectan más a mujeres mientras que las cefaleas se dan más en hombres.

Muchos de los dolores de cabeza suelen iniciarse en la infancia.

El dolor de cabeza tensional: ¿por qué se produce?

Las principales causas del dolor de cabeza, cefaleas, migrañas se deben en contracciones musculares por exceso de estrés, fatiga, malas posturas o incluso ingesta excesiva de alcohol.

En el caso de las mujeres, es frecuente que las tensiones en la cabeza sean producto de los cambios hormonales.

También, si has tenido antecedentes familiares, eres más propenso a sufrir de dolores de cabeza.

Y, por último, hay alimentos que podrían ser causantes de los dolores: chocolate, nueces, vino, pescado ahumado, salchichas, productos picantes …)

Consecuencias de los dolores de cabeza

El estrés y el dolor de cabeza suelen ir unidos. Ya hemos visto que puede ser una de las causas pero también una de las consecuencias.

Si sufres de dolores intensos, normalmente tenderás a quedarte en casa o en lugares con poco ruido.

Evitarás salir a la calle y por tanto, eso afectará a tu empleo actual, bien por las bajas constantes bien por disminuir tu productividad.

Tratamiento de los dolores de cabeza

En importanque en el tratamiento del dolor de cabeza, se aborden los aspectos psicológicos y emocionales implicados.

Se pueden trabajar técnicas de hipnosis clínica para aliviar el dolor y mejorar considerablemente la calidad de vida. Otras técnicas que también han demostrado su eficacia son la relajación, visualización, mindfulness… estas técnicas te ayudarán a espaciar los episodios de dolor y que estos sean más leves.

Puedes notar realmente una diferencia en tu calidad de vida.

Estas técnicas consiguen una mejora en el menor tiempo posible, el resultado lo podrás notar en pocas sesiones.