¿AGOTAMIENTO LABORAL? 5 HERRAMIENTAS PARA COMBATIRLO

Vivimos en una sociedad que nos insta constantemente a rendir más rápido y de manera más eficaz.

Bajo esta exigencia pasamos largas jornadas de trabajo y permanecemoss en alerta constantemente, lo que lleva a los empleados a empezar a manifestar problemas físicos, emocionales y a aumenta el absentismo laboral ya que lograr una relación de armonía entre el trabajo y la vida personal, se hace complicado.

Estos datos hacen que desde hace décadas se haya analizado este suceso y se haya encontrado una nueva línea de trastornos y enfermedades asociadas a esta actitud laboral, entre ellas el Agotamiento laboral o Síndrome de Burnout. Si bien no están catalogadas en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, sí aparece en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, una clasificación que utiliza la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El síndrome de Burnout es el resultado de un proceso complejo que se desarrolla como respuesta al estrés laboral crónico.

En el estudio realizado y publicado en la revista Ansiedad y Estrés en 2011 por García-Carmona, R.M. y Robles-Ortega, H. Personalidad resistente y sentido de coherencia como predictores del Bournout en personal sanitario de cuidados intensivos”, se observó que las tres características fundamentales son: cansancio o agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal.

Por su parte también, la investigadora pionera en el estudio del agotamiento laboral desde los años setenta, Christina Maslach, profesora emérita de Psicología de la Universidad de California, Berkeley, realizó un estudio que concluyó de manera similar que hay tres grandes señales del síndrome de agotamiento laboral:

  • Sentir malestares emocionales, mentales y físicos tales como: náuseas, ser incapaz de dormir o lidiar constantemente con enfermedades como resfriados.
  • Sentirse aislado social y laboralmente, sentirse menospreciado o marginado por compañeros o jefes.
  • Sentir que no estás haciendo tu mejor esfuerzo personalmente, o que de manera regular trabajas sin entusiasmo.

Entonces sabiendo la causa que lo origina ¿cómo podemos combatirlo?

En Psicobil cuando tenemos pacientes que acuden a terapia de adultos con casos como el que estamos describiendo tenemos marcadas unas pautas para comenzar a buscar el bienestar tanto laboral como personal.

  • Ejercicios de respiración y relajación.

Hemos hablado en numeras ocasiones de este tipo de ejercicios como la llave a nuestro bienestar.

Limpian nuestra mente del “ruido” generado en el día a día proporcionando calma y hacen que conectemos con quienes somos y nuestro entorno. Recuerda que hacerlos en ciclos de 3 veces es la clave del éxito.

  • Realizar pausas cada poco tiempo.

Este simple consejo es clave para evitar las jornadas maratonianas.

Instaurando este hábito nos obligamos a nuestro autocuidado, permitimos a nuestro cuerpo y mente que descansen e incluso hacemos que nuestra atención se desvíe hacia otras tareas que pueden ayudarnos a desconectar.

  • Puestos de trabajo ergonómicos y con artículos que nos generen bienestar.

El objetivo común de la ergonomia es: adaptar productos, tareas, entorno y herramientas a las necesidades y capacidades de las personas, mejorando la eficiencia, seguridad y bienestar de usuarios y trabajadores.

Además, tener plantas, fotografías de seres queridos u objetos que personalicen nuestro espacio, darán identidad al mismo y de esa formase irá creando un espacio positivo dentro de la empresa.

  • Ejercicio físico y aficiones.

Está demostrado que los mecanismos y conexiones que se generan en nuestro cerebro al realizar ejercicio o desarrollar actividades, nos generan bienestar ayudan a mantener un buen estado de ánimo, subir la autoestima, mejorar el autoconcepto y por tanto hacen de escudo ante los efectos del estrés laboral crónico.

  • Vida social activa, personas que generen bienestar, nuestro entorno social.

Como dice Christina Maslach: “Lo que encontramos es que la salud de la gente, el bienestar, todo en la vida, es mucho mejor si estás conectado con otras personas (…). Esa red social en la que cada uno de ustedes respalda al otro, en la que están ahí para ti y tú estás ahí para ellos, eso vale oro. Es un recurso muy valioso”. ¡Cuidemos nuestra red!

Los estudios realizados a lo largo de las décadas también no han dado una pista a cerca de la importancia de la personalidad de los que sufren el Síndrome de Burnout o Agotamiento Laboral, la tendencia de determinadas personas al bajo autoconcepto o su baja resiliencia son motivos que mantienen a esas personas en la cuerda floja ante situaciones estresantes en el plano laboral pero la prevención es clave en esos casos. La formación e información a los trabajadores resultaría esencial para empezar a combatirlo.

Desde Psicobil os recomendamos incluir en vuestro día a día todas aquellas cosas que generen satisfacción y bienestar: vida activa, entorno social, aficiones y sobre todo mirar de forma positiva cada esfuerzo que tengamos que realizar o situación que superar.

Es lo que nos ayuda a construir quienes somos y nuestra oportunidades de mejora, y reir mucho, los beneficios de la risa nos darían para otro post.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.