Llega el momento de empezar a llenar los horarios y calendarios del próximo curso escolar, o por lo menos de pensar en todas aquellas actividades extraescolares que nuestros hijos e hijas necesitan o quieren realizar.

Decantarse por las numerosas opciones no es tarea fácil, hay que saber compaginar bien el tiempo de ocio y el aprovechamiento de las actividades, manteniendo un equilibrio necesario para su descanso y desconexión.

En ocasiones la clave está en la organización, sentarnos junto a ellos y negociar un plan donde las actividades extraescolares les ayuden a manejar el día a día escolar y tengan cabida las actividades que les produzcan motivación. Así, les estaremos ayudando a construir su tiempo de ocio, haciendo que la suma de factores les proporcione bienestar.

Las actividades extraescolares contribuyen al desarrollo integral de niños y niñas teniendo un impacto directo en su área cognitiva y social.

Encontramos que los beneficios de realizar estas actividades se ven impresos en el nivel educativo, las relaciones interpersonales, la motivación, su autoestima y autoconcepto; y en consecuencia en su rendimiento escolar.

Desde Psicobil, queremos ayudaros a discriminar aquellas actividades que son beneficiosas para vuestros hijos e hijas, y solemos dar algunos criterios a los pacientes de la terapia infanto-juvenil y a sus padres, con los que pueden tomar decisiones acordes a las necesidades de sus hijos e hijas en cuanto a la elección de extraescolares.

Lo más importante de la elección de una actividad es tener en cuenta las características personales de cada niño o niña y gustos concretos, ya que deberá ayudar a quienes la realizan a:

  • Socializarse.
  • Ser un espacio donde puedan canalizar la energía que acumulada del día les produce emociones negativas o “estrés” a través de la realización de actividades que hayan elegido “ellos” o negociado con sus padres.
  • Estimular física y mentalmente. Variar las fuentes de las que extraen conocimientos (distintos profesores, compañeros, distintas actividades, etc.) estimula en ellos la adaptación y flexibilidad hacia nuevos espacios, ambientes, situaciones y personas.
  • Desarrollar tanto la inteligencia racional como la emocional.
  • Desterrar el ocio nocivo de nuestra época: pantallas, sedentarismo, aislamiento social, etc.
  • Ser actividades que proporcionen nuevos conocimientos o refuercen los ya adquiridos: mejorar su psicomotricidad, sociabilidad o aprendizaje.
  • Aumentar la autoestima al realizar actividades elegidas por ellos en las que comprueban sus avances y éxitos.
  • Descubrir en sí mismos nuevas habilidades, pasiones, gustos, etc., en definitiva, que les motive a seguir realizándola.

Partiendo de esta base, es recomendable hacer una elección lo más equilibrada posible entre las actividades que conlleven movimiento o expresión corporal y las que sean académicas y/o cognitivas.

Las actividades deportivas ayudan a nuestro cerebro no solo a obtener bienestar y canalizar energía, sino también a asentar conocimientos (como los relacionados con la lectura y el cálculo) gracias a las conexiones neuronales que se establecen con su práctica. En nuestro centro de Psicología, hemos comprobado cómo las actividades que desarrollan el autoconocimiento, la atención plena y la inteligencia emocional dotan de las herramientas necesarias para el crecimiento personal (empatía, resiliencia, asertividad). Y otro ejemplo de conexión entre las actividades extraescolares y nuestro cerebro son las que tienen algún tipo de expresión artística ya que ayudan a conectarnos con nuestras emociones y a dotarnos de medios para expresarlas, comprenderlas y asumirlas.

El equipo Psicobil tiene una larga experiencia en formación e impartición de extraescolares que ayudan a los alumnos que asisten a organizarse, planificar su tiempo de estudio, obtener el máximo rendimiento y así estructurar sus días para que también den cabida a actividades con amigos, deportes, y todo aquello que les guste. Consideramos, además, que es muy importante hacer que los niños y niñas tengan espacios donde desarrollar plenamente la imaginación y creatividad, explorar sus propios límites y el entorno.

Las actividades extraescolares deben regirse por estas premisas, de ahí que hayamos creado “EntrenaMente” y que de cara al curso2019/20 continuemos poniéndola en marcha en diferentes centros escolares.

Tener un alto Cociente Emocional es al menos tan importante como tener un buen Cociente Intelectual. Los niños con capacidades en el campo de la Inteligencia Emocional son más felices, más confiados, tienen más éxito en sus estudios, mejoran su rendimiento y disfrutan de sus relaciones sociales con bienestar.

Esa es la base de nuestro proyecto, entrenar ambos, el Cociente Emocional y el Cociente Intelectual a través de tres ámbitos: el Apoyo Escolar, las Habilidades Sociales y la Inteligencia Emocional.

Si os interesa implantar nuestra extraescolar en vuestro centro educativo, poneros en contacto con nosotros a través del correo electrónico o teléfonos:

centropsicobil@gmail.com  94 611 39 25/678 354 772.

Os proporcionaremos toda la información que necesitéis para presentarla de nuestra mano en el Ampa o Escuela de Padres del centro escolar de vuestros hijos e hijas.