CONSEJO PSICOLOGICO ON LINE

Otra vía de solicitar y recibir ayuda psicológica.

La sociedad avanza, las nuevas tecnologias avanzan y la práctica de la Psicología también, cambia .

La demanda de la inmediatez llega también al ámbito de la Psicología, resultando un nuevo tipo de consulta psicológica de aplicación a aquellos casos que requieren orientación o consejo sin necesidad de iniciar una terapia.

Desde hace tiempo en Psicobil ofrecemos el Consejo Psicológico Online, se trata de un tipo de intervención psicológica a través de email, chat o videoconferencia, medios que nos ofrecen las nuevas tecnologías y desde los que poder hacer uso en cualquier momento y lugar.

A través del Consejo Psicológico Online los psicólogos de nuestro centro ofrecen orientación enfocada al problema específico que plantea el paciente. Es un contacto puntual que no suele alargarse en el tiempo y que cada vez es más frecuente en el entorno de la salud mental.

Este tipo de contacto con el paciente, dada su brevedad, exige al psicólogo/a una mayor responsabilidad, aspectos ya de por sí habituales en Psicobil:

  • Identificación clara a través del nº de colegiado.
  • Confidencialidad de los datos a través de la aplicación de la LOPD.
  • Responsabilidad ética y profesional.
  • Mantenimiento del secreto profesional.

La American Psychological Association indica en sus recomendaciones de la aplicación de la psicologia on line, la necesidad de aplicar los mismos estándares de conducta y ética que ya existen para cualquier forma de terapia presencial. Estándares que ya aplicamos en las terapias realizadas desde hace años, a través de videoconferencia, para pacientes que su condición personal imposibilita la terapia presencial. Por lo que nuestra experiencia abala el éxito de este nuevo formato que os proponemos.

En Psicobil hemos observado que el Consejo psicológico Online es solicitado por aquellos pacientes que se encuentran en determinadas situaciones, por ejemplo:

  • Seguimiento de terapias presenciales ya finalizadas.
  • Aparición de problemas leves que alteran el funcionamiento del día a día y que se ponen en contacto con nosotros por primera vez.
  • Como refuerzo a terapias en curso para empezar a espaciar las visitas del paciente.
  • Como método de afrontación de situaciones que generan estrés (exámenes, entrevistas de trabajo, etc.).
  • Como solución a un periodo de pérdida de perspectiva personal y necesidad de organización de ideas.

En todos estos casos los beneficios del Consejo Psicológico son comunes:

  • Rapidez e inmediatez.
  • Flexibilidad horaria y de ubicación.
  • Consulta específica sin necesidad de entrar en antecedentes personales.
  • Consultas aisladas en tiempo, sin necesidad de terapia específica.

Cabe destacar la importancia de no acudir a portales o páginas web con dudosa fiabilidad, sin datos concretos a cerca de identificación del profesional que ofrezca el servicio (nº de colegiado).

Encontrar revistas online o páginas web con apartados de salud y/o psicología, no indica que sean fiables, hay que tener cuidado con las pseudo-terapias como ya comentamos anteriormente en nuestro blog. http://psicobil.com/category/blog/page/3/

Este caso podría ser uno de aquellos en los que las nuevas tecnologías ayudan a las personas a mejorar su bienestar, conectando a profesionales y pacientes que de otra forma quizás no lo harían y ofreciendo a la sociedad una ventana al crecimiento personal a través de internet.

Os animamos a probar este servicio y sobretodo, a seguir creciendo personalmente y a buscar lo que os haga sentiros bien.

INSOMNIO: combatirlo. 7 PAUTAS

El DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) establece que el Trastorno de Insomnio es la insatisfacción con la calidad o cantidad del sueño con quejas sobre la dificultad para conciliar o mantener el sueño.

Las molestias del sueño se acompañan de un malestar clínicamente significativo o de un deterioro en lo social, laboral, educativo, académico, del comportamiento u otras áreas importantes del funcionamiento.

Se distinguen 3 tipos de insomnio:

  • Episódico:          de 1 a 3 meses de duración.
  • Persistente:       3 meses o más de duración.
  • Recurrente:       2 o más episodios en el transcurso de un año.

La prevalencia del trastorno de insomnio es cada vez más frecuente, estadísticamente es mayor en mujeres, pero se ve un aumento entre la población de varones y en edades infantiles.

Los nuevos hábitos sociales, el aumento de entretenimiento “digital”, uso de pantallas y dispositivos electrónicos, estrés, etc., aumentan este tipo de trastornos del sueño-vigilia que alteran la salud de quienes lo sufren y pueden generar a corto y largo plazo desde accidentes por falta de concentración y atención en el ámbito laboral o familiar hasta fracaso escolar cuando se presenta en la infancia y adolescencia.

La inmediatez en el envío y respuesta no solo abarca el ámbito social con el uso de aplicaciones como Whatsapp si no que se extiende al laboral, por ejemplo, contestando y enviando correos electrónicos fuera del horario laboral. En la actualidad estamos constantemente conectados gracias a las redes sociales, el correo electrónico, los mensajes instantáneos, etc., de esta forma vemos cómo las exigencias de nuestros puestos de trabajo van más allá de las horas laborales lo que genera altas cotas de estrés. Sentimos la necesidad, la urgencia, o el deber de contestar y resolver aquellas cuestiones que podrían hacerse al día siguiente, con lo que convertimos este hecho en causa de estrés y por lo tanto somos susceptibles de sufrir insomnio por ello.

Además, la no desconexión a la que hacemos referencia está ligada al uso de dispositivos y pantallas que emiten la conocida “luz azul” otro de los factores que agravan la imposibilidad de conciliar el sueño.

Los seres humanos tenemos en el sueño una necesidad biológica.

Es el mecanismo que proporciona la consolidación de la memoria, la regulación endocrina, inmunitaria y metabólica además de procurar descanso que es la principal de sus funciones, de ello hablan las teorías de reparación de tejidos mediante la secreción de hormonas anabólicas (GH, prolactina, testosterona y LH) y la supresión de hormonas catabólicas (cortisol), de conservación de energía o de mantenimiento de las sinapsis y de la integridad de la red neuronal. Nos vamos cargando de cansancio y lo descargamos durante el sueño.

Consecuencias del insomnio.

En España, 7 de cada 10 adultos van a experimentar problemas que afectan a la calidad del sueño a lo largo de su vida y las consecuencias aparecen en distintos ámbitos del día a día de quienes los sufren:

  • Riesgo de accidentes laborales, domésticos, de tráfico.
  • Empeoramiento de enfermedades preexistentes (cardiopatías, diabetes, etc.).
  • Menor rendimiento físico: agotamiento, fatiga.

Entre las relacionadas con la salud mental que se observan y que vemos en los pacientes que acuden a nuestra consulta en Psicobil están

  • Limitación de la capacidad cognitiva: falta de atención, memoria y dificultades de aprendizaje (esta última sobre todo en edad infanto-juvenil).
  • Síntomas de ansiedad.
  • Actitudes negativas en el entorno social, familiar y laboral.
  • Depresión.

Desde Psicobil os proponemos 7 recomendaciones para evitar y mejorar el trastorno de insomnio:

  • Practicar ejercicio de forma rutinaria proporciona a nuestro cerebro las sustancias necesarias para facilitar la conciliación del sueño, pero es igual de importante la hora a la que se realiza. Es preferible alejar la práctica de las horas cercanas a dormir ya que puede darse el efecto contrario.
  • Limitar el consumo de cafeína, alcohol, tés, etc en las horas finales del día.
  • Ser constante con los horarios sueño-vigilia.  Mantener aproximadamente siempre los mismos horarios para dormir y levantarse y no alejándose mucho de ellos en épocas de vacaciones o fines de semana ayuda a no romper los ritmos circadianos de sueño y mejora la conciliación de éste.
  • Además, según la Fundación Nacional del Sueño (EE.UU) una siesta de no más de 10-20 minutos es aconsejable y hasta puede mejorar el rendimiento y productividad lo que no ocurre cuando se aumenta el tiempo de siesta (estaríamos alterando los tiempos de sueño).
  • Controlar la “telepresencia”. No responder 24h al email laboral, ya que produce altas tasas de agotamiento laboral. Una buena idea es marcar una hora de desconexión y hacerla extensible a redes sociales también.
  • Llevar una alimentación equilibrada. Las cenas copiosas, bebidas excitantes (cafeína, teína), alcohol, exceso de dulces, etc., impiden la conciliación del sueño.
  • Realizar ejercicios de respiración y relajación antes de acostarse. Incitan a la relajación de los músculos y de la mente lo que proporciona un estado de serenidad y favorece el sueño.
  • Evitar “la luz azul” que emiten las pantallas (móviles, tablets, TV, etc.).

Si nos vamos al ámbito laboral encontramos en el “Libro Blanco” Sick, Unsafe, and Unproductive: Poor Employee Sleep Is Bad for Business, las recomendaciones que presenta el SIOP-Society for Industrial and Organizational Psychology (Comité para la visibilidad de la Sociedad para la Psicología Industrial y Organizacional). En él, se analizan y presentan los costes que la falta de sueño produce en las organizaciones y se establecen recomendaciones para ambas partes (empresas y empleados) a través de las cuales se intenta mantener hábitos de sueño saludables. Para las empresas las recomendaciones serían:

  • Cobertura médica.
    • Programas de bienestar.
    • Flexibilidad horaria.
    • Líderes modelo (no a los mensajes fuera de horarios laboral).
    • Descansos dentro de la jornada laboral.

Aún con las recomendaciones dadas, el insomnio no puede ser atribuido a una sola causa, así que es muy importante la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) que como ya sabéis desarrollamos en Psicobil.

Los trastornos del sueño se acompañan con frecuencia, según el DSM-5, de: depresión, ansiedad y cambios cognitivos, y debe tenerse en cuenta en la planificación del tratamiento y en su manejo, por lo que la intervención del psicólogo/a es importante cuando el trastorno aparece y así poder coordinarse con los recursos que proporciona la atención primaria en los centros de salud y las unidades de sueño.

Todo ello es decisivo para prevenir la cronificación del trastorno además de existir la posibilidad de minimizar el consumo excesivo de medicamentos hipnóticos y ansiolíticos (no exentos de peligro) con la ayuda de una terapia psicológica adecuada que genere bienestar, apoyo y seguridad al paciente.

Aunque aparezca el insomnio, nunca dejéis de soñar.

NUEVOS VUELOS-INSTAGRAM

Nos lanzamos a una nueva aventura, publicar en instagram.

Instagram es una red social que está en auge. Según el Portal de Estadísticas Statista, Instagram tiene 800 millones de usuarios activos mensuales, coronándose como la red social con mayor evolución. Statista también explica que, alrededor de 300 millones de usuarios comparten Stories, destacando los vídeos en directo o las novedosas encuestas.

Una de las primeras ventajas es que ayuda a conectarte con las personas a través de contenidos visuales. Siempre se ha dicho que es mejor 1 imagen que 1000 palabras, y además tenemos la posibilidad de publicar videos de una forma ágil y cercana. Pretendemos crear un contenido novedoso que acerque la psicologia a la sociedad y muestre los beneficios que se obtiene a través de ella.

Tiene un formato muy fácil de uso, fundamentalmente a través del móvil. Por lo que queremos que podáis interactuar con nosotros en cualquier momento que entréis en la plataforma: en la calle, en el metro, en casa…

La psicologia es nuestra pasión, nuestra forma de vida, por ello queremos compartirla con vosotros y crear entre todos un espacio de VIDA.

Las cosas que se mueven, nos permiten avanzar, por eso nos montamos en esta aventura, deseando que sea muy positiva. ¿Os unis con nosotros?

¡A por ello!

ANSIEDAD INFANTIL: tipos y pautas

Los niños, como los adultos, sienten una gran variedad de emociones fuertes sobre lo que les pasa.

A veces, cuando el mundo que les rodea parece incierto o peligroso, sienten miedo o preocupación. De hecho, aprender a reconocer el peligro correctamente y manejarlo es una parte importante del desarrollo. Esto puede ser a veces un gran reto, tanto para los padres como para los niños. La mayoría de los niños, crecen aprendiendo a manejar los problemas del día a día de forma adecuada y con seguridad. Sin embargo, algunos niños se preocupan más que los demás. Se vuelven mimosos y tienen dificultades para hacer amigos o aprender. Ocasionalmente, un niño o joven tiene preocupaciones y miedos que son tan intensos o severos que les impide hacer sus tareas cotidianas o llevar una vida normal. Estos niños están probablemente sufriendo un trastorno de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad (TA) son los trastornos psicológicos más frecuentes en niños, con una prevalencia estimada que oscila según los estudios entre el 9-21%.

Su evolución natural sin tratamiento puede derivar en serias repercusiones negativas en el funcionamiento académico,social y familiar de los niños,interfiriendo de forma importante en el desarrollo.

Su identificación puede ser difícil pues, en ocasiones, son expresiones exageradas o temporalmente inadecuadas de lo que se consideran reacciones normales y adaptativas:el miedo y la ansiedad.

Podriamos describir la ansiedad como la respuesta ante una situación percibida como amenazante para la supervivencia está condicionada por factores individuales. El llanto, la evitación, la huida, la confrontación de la situación temida,los problemas físicos,el aislamiento social,etc..dependerá de cada persona.

Las manifestaciones de ansiedad serán diferentes según la etapa del desarrollo:

-En los niños más pequeños se presenta a menudo como actividad excesiva,comportamientos estridentes y de llamada de atención,dificultades a la separación o en el momento de ir a dormir.La ansiedad manifestada comportamentalmente puede conducir a diagnósticos inadecuados de trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH),trastorno desafiante y oposicionista u otros problemas de conducta.

-Los adolescentes que son más capaces de describir sus vivencias subjetivas pueden denominarlas usando diferentes vocablos como miedo, nerviosismo,tensión,rabia;también pueden presentar comportamientos disruptivos o antisociales.

La ansiedad patológica consiste en la aparición de una sensación de intenso malestar,sin causa objetiva que lo justifique,que se acompaña de sentimientos de miedo e incertidumbre.Los efectos a largo plazo de los síntomas de ansiedad persistente pueden ser variados y las consecuencias se perciben en el desarrollo del concepto de sí mismo,en la autoestima,en el funcionamiento interpersonal y en la adaptación social.

La clasificación de los Trastornos de Ansiedad en la niñez es la siguiente:

-Trastorno por ansiedad específico: miedo intenso, persistente, que podrá manifestarse por crisis de angustia severa, con pérdida del autocontrol, desencadenando repuestas físicas que dan idea de la puesta en marcha del sistema de alarma.

-Trastorno por ansiedad de separación: preocupación intensa o miedo y podrá manifestarse con signos somáticos, especialmente cefaleas y/o epigastralgias.

-Trastorno por ansiedad social: vergüenza excesiva, con conductas de evitación y rechazo a cualquier situación en la cual haya probabilidad de avergonzarse o ser humillado.

-Trastorno por ansiedad generalizada: la mayor parte del tiempo se está preocupado por algo, acompañado de manifestaciones físicas de estrés: dolores (musculares, cefaleas, epigastralgias), fatigabilidad fácil, dificultad en concentrarse por momentos (quedan como suspendidos en sus pensamientos). Puede haber repercusión en el sueño,ya sea en los aspectos cuantitativos (insomnio o hipersomnia), como cualitativos (pesadillas).

-Trastorno obsesivo compulsivo: existen un alto numero de pensamientos obsesivos. El niño no puede controlarlos y se desarrollan actos repetitivos, muchas veces sin un sentido aparente,. Se llaman compulsiones o rituales. El carácter ritualista está dado porque detiene momentáneamente las ideas obsesivas, liberando al paciente de este sufrimiento. En los prepúberes, especialmente los más pequeños aparecen las compulsiones (por ejemplo lavarse las manos cada pocos minutos, verificar los cajones, ordenar constantemente la mochila del colegio, tocar los bordes de los objetos) sin una clara relación con las ideas obsesivas.

-Trastorno por estrés postraumático: aparecen frecuentemente recuerdos involuntarios del trauma por medio de ideas, imágenes, emociones o pesadillas, tendiendo a evitar estímulos que le recuerden el trauma de varias maneras. Esto es, evitando ir a los lugares donde el trauma ocurrió, no hablar de lo ocurrido, inhibir actividades, emociones…

-Trastorno por pánico: se tienen ideas y pensamientos sobre hechos negativos que pueden llegar a pasar. Generando una crisis de angustia severa con todo el cortejo neurovegetativo que implica. Es más frecuente en adolescentes que en niños.

Según el tipo de ansiedad que se tenga, las manifestaciones de los TA son muy variadas y desconcertantes en ocasiones (quejas físicas variadas, rechazo a ir al colegio, comportamientos de apego excesivo a los padres o a los principales cuidadores,resistencia a ir a dormir,hiperactividad y oposicionismo,etc.).

La consulta del pediatra es el lugar idóneo para establecer un diagnóstico de presunción y proceder a la indagación y posterior confirmación de aquél. El pediatra debe estar familiarizado con el diagnóstico,las herramientas básicas de tratamiento y los procedimientos de derivación a salud mental.

La principal modalidad de tratamiento psicológico y que realizamos en PSICOBIL es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Se basa en ayudar al niño o adolescente a identificar los pensamientos CR y darles estrategias para modificarlos.Esto se hace con diferentes técnicas, dependiendo de la edad y posibilidades cognitivas del paciente.

Además, este proceso se acompaña de intervenciones informativas para familiares y en ocasiones, si fuera necesario, el tratamiento farmacológico adecuado.

PAUTAS FAMILIARES sobre la ANSIEDAD INFANTIL:

1- Ayudarles a detectar el foco/causa por la que pueden sentir la ansiedad y acompañarles en el proceso de poner nombre a esa emoción que están sintiendo: qué sientes?cómo le llamamos?…

2- Identificar con él los pensamientos que puede tener y ayudarle a «desmontarlos», entendiendo que son negativos para él.

3- Acompañarle y motivarle a participar en las situaciones que le causen malestar, haciendo una jerarquia de menor a mayor intensidad.

AYUDAR A PENSAR ES AYUDAR A SENTIR.

DESARROLLO INFANTIL: tiempos y alternativas para la tecnologia

Derrick de Kerckhove (Wanze, Bélgica, 1944) está considerado uno de los críticos más afinados de la cultura mediática y las nuevas tecnologías. Sus estudios señalan que nuestro organismo responde espontáneamente a los estímulos en movimiento independientemente de nuestro interés por el contenido del programa: “cualquier movimiento en la pantalla atrae nuestra atención automáticamente, lo mismo que si alguien nos tocara”. Nuestros ojos se ven atraídos por la pantalla como el metal por los imanes. De este modo, las pantallas nos atraen, aunque lo que veamos en ellas no sea de nuestro gusto o incluso hagamos una valoración negativa sobre lo que vemos.

Según estas afirmaciones y a la luz del amplio número de estudios realizados, se constata que la sobreexposición del cerebro infantil a: la TV, móviles, tablets y resto de dispositivos electrónicos de entretenimiento, fomenta en ellos: sedentarismo, baja interacción social y posible adicción tecnológica, además de perjudicar el sueño infantil. Pero lejos de quedarse ahí, aun siendo puntos de extrema preocupación, se suman consecuencias tan importantes como:

  • Dificultades de atención y de la función ejecutiva.
  • Retraso cognitivo.
  • Aprendizaje disociado.
  • Conductas impulsivas.
  • Bajo autrocontrol.

Para la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría los tiempos de exposición según edades serían:

0-2 años de edad             SIN EXPOSICIÓN

3-5 años de edad             ACCESO RESTRINGIDO A 1H/DÍA

6-18 años de edad          NO MÁS DE 2 HORAS/DÍA

El desarrollo del cerebro infantil alcanza durante los primeros 5 años de vida hitos muy importantes por lo que es un periodo clave en la maduración del niño. De ahí que se recomiende la ausencia de elementos electrónicos, ya que los juegos tecnológicos son muy limitados en comparación con los estímulos que reciben los niños en las situaciones de juego real.

El creciente número de estos diagnósticos hace reflexionar sobre cómo afecta la era tecnológica en la que vivimos. Constantemente estamos indicándole al cerebro de los niños que cada vez que tiene que esforzarse en algo tiene permiso para distraerse. Como siempre indicamos, la falta de tiempo de los adultos, el cansancio o el estrés hacen que recurramos a soluciones como distraer al niño o niña con la televisión, móvil, etc. Estos dispositivos llevan a que el cerebro no tenga que esforzarse en mantener la atención, realizar tareas a pesar del cansancio o simplemente ejercer autocontrol, como ya hemos comentado antes captan nuestra atención y hacen el trabajo duro.

Estamos evitando que el cerebro infantil alcance un desarrollo adecuado lo que hace que aumente el número de dificultades antes mencionadas.

En Psicobil, los padres de los pacientes de infanto-juvenil nos comentan sus dudas acerca de cómo incluir de una forma educativa la tecnología que tanto demandan sus hijos e hijas y que no sea el mero visionado de videos o pasar horas viendo perfiles en redes sociales o jugando a videojuegos de moda.

Solemos pautar buscar aquellas actividades que despierten interés en ellos. Para ello hay que conocer los gustos de los hijos e hijas, sus motivaciones y sus aficiones. Partiendo de estas 3 claves, podemos estructurar el tiempo dedicado a las “pantallas” tomando como base aquellas actividades en las que incluirlas forme parte del aprendizaje, ya que hay situaciones en las que el uso controlado de la tecnología nos lo proporciona, además de fomentar el juego compartido entre padres e hijos.

Por ejemplo, para un niño o niña con inquietudes artísticas podemos:

  • Realizar en el móvil u ordenador las invitaciones a una fiesta, dando libertad a la creatividad y exploración de las posibilidades que la tecnología ofrece y teniendo como finalidad la posterior interacción social a través de la “fiesta”.
  • Escribir a un familiar para darle una sorpresa e incluir una foto (fomentar lazos).
  • Hacer un acertijo con pictogramas para que otra persona la descifre (lenguaje, equivalencias).
  • Retocar una foto para hacerla divertida poniéndole gorros, emoticonos, gafas, (autoconcepto, reconocimiento del yo, partes del cuerpo, lenguaje).

En todas estas actividades proporcionamos a los menores:

  • Libertad creativa.
  • Imaginación e ilusión.
  • Creación de normas de juego bajo supervisión parental (esto sí, esto no, esto me gusta y lo incluyo, etc.).
  • Aprendizaje guiado y colaboración entre padres e hijos (fomentar relaciones).
  • Fomentar la capacidad resolutiva ante los problemas que puede generar la tecnología.

Común a cualquier actividad que decidamos realizar relacionada con pantallas, desde Psicobil os recomendamos tener en cuenta:

  • La edad.
  • El uso que se le vaya a dar.
  • EL tiempo invertido.
  • Priorizar juegos interactivos y didácticos.
  • Que no estén instalados en su habitación.
  • Si los dispositivos son móviles, compartir con ellos el espacio donde poder usarlos y evitar que lo hagan en soledad.
  • Que las pantallas no sean la única actividad disponible en casa.

Todas estas medidas van encaminadas a que la tecnología no sustituya las interacciones sociales y se pueda preservar el normal desarrollo cognitivo infantil.

El juego es el medio de aprendizaje y desarrollo psicomotor, afectivo y social. Si lo sustituimos por la tecnología estamos privando a los niños del aprendizaje completo y educativo que proporciona la experimentación directa con la realidad: sensaciones, sentimientos y estímulos.

Los niños tienen que jugar y sentir emociones. Con eso estamos trabajando su bienestar y FELICIDAD.