El verano es el mejor amigo de la diversión y disfrute de nuevas experiencias, pero también nos da la posibilidad de compartir más tiempo con nuestra pareja.

Cuidar el tiempo de ocio que compartimos es esencial, dialogar y construir la “agenda de las vacaciones” con actividades de interés para ámbos dotará a la pareja de lazos que les acercarán, si a lo largo del año han surgido problemas, además de dar espacio para el dialogo y el acercamiento que la rutina y el estrés diario no proporciona.